Cómo disfrutar de más tiempo en casa

Potlogi

Muchas personas pasan mucho tiempo decorando con mimo su casa cuando en realidad, pasan muy poco tiempo en el hogar en medio de las ocupaciones de la rutina cotidiana. Disfrutar del hogar como un espacio de libertad y de bienestar es fundamental para sentirte bien contigo mismo ya que la casa es el lugar en el que mejor se siente cualquier persona siempre que tiene un buen ambiente familiar. Existen hogares en los que se viven pequeños infiernos como consecuencia de los problemas personales.

Pensando en positivo, te animamos a pasar más tiempo en el placer de tu casa y disfrutando de ese espacio como una forma de salud emocional. En primer lugar, en plena crisis económica, cada vez gana más terreno la opción de ocio en casa. Por ejemplo, cenas con amigos, películas en televisión, lectura de libros…

Por otra parte, una de las épocas más idóneas para disfrutar de más tiempo en casa es el invierno puesto que las bajas temperaturas invitan a disfrutar del calor del hogar como un escenario agradable. Si tienes la sensación de que vives en un hotel más que en una casa, entonces, es importante que revises tus hábitos de vida para revisar tus horarios porque el cuerpo tiene memoria y el exceso de ocupaciones tarde o temprano pasa factura.

Por otra parte, la casa también es un lugar que te ofrece la posibilidad de disfrutar de relaciones personales de calidad. Puedes hablar por teléfono con tus amigos, escribir correos electrónicos, escribir cartas, jugar a juego de mesa con tus hijos, mantener una amena conversación con alguna visita…. De hecho, existen temas íntimos que en ningún lugar se tratan con tanta comodidad como en casa, un espacio de privacidad absoluto que favorece la expresión emocional.

Cinco “tips” para mejorar tu autoestima

Reza el proverbio que no se puede amar a nadie si antes no nos amamos a nosotros mismos. Sin embargo, como suele pasar, de la teoría a la práctica hay un abismo y, quien más quien menos, tiene sus complejos y sus pequeños (o a veces no tan pequeños) problemas de autoestima.

Además, la sociedad en la que vivimos, en la que se da un valor sobredimensionado a la imagen, es un elemento de presión que nos obliga a medirnos según estereotipos poco realistas y que contribuye a generar más complejos, especialmente entre los más jóvenes y durante periodos ya caracterizados por la inestabilidad emocional, como la adolescencia. Por eso, en este artículo queremos darte algunos trucos o “tips” para quererte a ti mismo, mejorar tu autoestima y ser más feliz:

1.- Cambia el chip y piensa lo mejor de ti mismo: si no vas muy sobrado de autoestima puede que estés acostumbrado a pensar cosas negativas de ti mismo. Es hora de cambiar el chip. En lugar de centrarte en tus (supuestos) defectos, céntrate en tus virtudes. Las tienes, como todo el mundo, y sólo es cuestión de que te dediques a buscarlas y a convencerte a ti mismo de tus atributos.

2.- Todo tiene solución: Si tus complejos te impiden avanzar, piensa que todo tiene solución. Si realmente tienes un defecto físico o hay una característica de tu cuerpo que te hace infeliz, plantéate cambiarlo. Por ejemplo, si tu calvicie es un problema grave para ti, piensa en la posibilidad de un Transplante de pelo, si tu pecho te produce una gran insatisfacción, plantéate una reducción de busto, etc. Hoy en día existen múltiples opciones que pueden ayudarte a verte mejor y a aumentar tu autoestima.

young woman looking into a mirror

3.- No te castigues: todos cometemos errores, fallamos o pasamos por momentos que no salen como quisiéramos. Sin embargo, no aproveches estas situaciones para castigarte y recordarte constantemente tu incompetencia o tus defectos, sino todo lo contrario, tómalas como una oportunidad para aprender de la experiencia y mejorar.

4.- No te midas con los demás: cada persona es única y especial. Por eso, no tiene sentido compararse con los demás. Potencia aquellos aspectos de tu físico o de tu personalidad que te hacen único y no trates de imitar a nadie. Mejor ser un buen original que una mala copia.

5.- Aprende a pasar de la opinión de los demás: es bueno escuchar la opinión de amigos y familiares, pero no dejes que lo que los demás opinan condicione tu físico o tu personalidad. Aprende a escuchar a tu corazón y guíate por tus sentimientos. Siempre puedes pedir consejo, pero no dejes que los demás guíen tu vida y te sentirás mejor con ti mismo.

Cómo rescatar el espíritu infantil en Reyes Magos

La fiesta de Reyes Magos es una tradición muy especial, uno de los momentos más mágicos del año porque aunque los adultos ya han dejado de creer en la magia de Melchor, Gaspar y Baltasar, reviven el espíritu de la inocencia a través de sus hijos. Del mismo modo, los adultos recuerdan su propia infancia y cómo era aquel tiempo en el que recibían con gran entusiasmo los regalos de estos personajes tan especiales.

Cualquier momento del año es bueno para cultivar el espíritu infantil, pero todavía más, con motivo de la fiesta de Reyes Magos, un buen momento para observar la realidad en su lado más bello y volver a ser, como lo fuiste en algún tiempo, un niño. Para ello, puedes echar un vistazo a las fotografías que guardas de la niñez porque esos momentos que son tan especiales forman parte de tu vida y conectan con tu verdadera esencia.

De hecho, puedes elegir alguna de esas fotografías para enmarcarla en un marco bonito con el que sorprender a tu madre o a un ser querido. Es un buen regalo emocional que puedes hacer a otra persona que significa mucho para ti.

Celebra los Reyes Magos de verdad, con el corazón, para ello, a nivel interno, realiza una lista de cosas por las que quieres dar las gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar. Cosas que sean inmateriales y que hagan que tu vida sea un regalo. ¿Qué convierte tu vida en una aventura especial? ¿Cuánto te quieres a ti mismo? ¿Te consideras afortunado en amigos?

Alimentar al niño infantil en Reyes Magos supone rescatar lo mejor de la vida y de ti mismo, entendiendo que eres una persona estupenda con un montón de razones para sonreír a la vida como cuando tenías siete años.

Cómo marcar límites a tu madre

Thank You

La relación madre e hijo es compleja, en general, es muy intensa. No siempre es fácil marcar una distancia sana en una relación que implica que los hijos vuelen en solitario en algún momento. Eso no significa dejar a la madre atrás en algún momento definitivamente sino que la relación cambia porque el hijo ya es autónomo e independiente.

Es decir, es una persona capaz de tomar sus propias decisiones y con fuerza suficiente para saber lo que quiere sin necesitar del amparo de mamá igual que sucedía en la etapa de la infancia.

1. Aprende a decir no a tu madre y a marcar límites. Es muy importante que te mantengas firme cuando digas que no a algo, de lo contrario, las madres también pueden aplicar el chantaje emocional para lograr lo que quieren. Algunas madres también pueden querer despertar la compasión de sus hijos.

2. Sé coherente con tus decisiones. Es decir, si de verdad quieres mostrar que eres una persona autónoma e independiente, entonces, tienes que serlo para todo.

3. Apuesta por los momentos de calidad. Es decir, con el paso de los años y la madurez, la relación entre madre e hijo cambia de una forma sustancial. En muchos casos, se comparte menos tiempo en común que en la niñez, sin embargo, los planes conscientes también aportan una calidad y una ilusión especial.

4. Los roles también cambian. Conforme los padres se hacen mayores son los hijos los que tienen la responsabilidad de estar pendientes de su cuidado para que tengan una buena calidad de vida en la tercera edad.

5. Si tu madre te llama por teléfono un montón de veces cada día, explícale la situación y limita el número de llamadas, únicamente, a una. Aprende a decir lo que piensas sin miedo porque las madres también pueden ser muy receptivas a los mensajes de sus hijos.

Cultiva tu niño interior en Navidad

 Cultiva tu niño interior en Navidad

La Navidad es una época de cambios en la vida de cualquier persona porque incluso los adultos se sienten un poco más jóvenes en una época del año en la que los regalos y la ilusión animan el espíritu.

El niño interior requiere de mimo y atenciones en todas las épocas del año, sin embargo, el entorno navideño es mucho más propicio para sacar fuera toda la ilusión del ayer igual que cuando éramos niños pequeños saboreando la Navidad.

1. En primer lugar, escucha tu corazón de verdad, no te dejes afectar por el qué dirán y actúa de forma acorde a tu criterio. Existen muchas personas que reprimen sus emociones y sentimientos por miedo.

2. Disfruta del momento presente, siente que cada instante es eterno y que el reloj se ha detenido para regalarte una navidad especial en plena madurez.

3. La Navidad es un tiempo que nos enseña el valor de la felicidad. Es decir, somos más felices cuando nos damos a los demás que cuando nos dejamos llevar por el egoísmo. Una navidad sin nadie a quien poder ofrecer algo bueno sería muy dura. Es decir, en caso de que te sientan solo también puedes pensar en todas aquellas personas que estas Navidades vivirán una rutina negativa para aportar tu granito de arena en la construcción de un mundo mejor. Es posible colaborar con dinero pero también, con trabajo como voluntario en una organización.

4. Juega con tus hijos o tus sobrinos y disfruta de los regalos que ellos han recibido.

5. Recuerda anécdotas de la infancia con tus amigos y conocidos porque esta experiencia une mucho. Es importante no olvidar lo que hemos sido.
Dedica la Navidad a invertir tiempo en cosas que no puedes hacer el resto del año por problemas de conciliación. Es decir, piensa en cuáles son tus verdaderas prioridades para aprovechar la recta final de año como tú quieres, en positivo.

Foto – Universo de Luz y Amor

Píldoras de optimismo en el día a día

El optimismo implica aprender a ver el vaso de la alegría medio lleno en vez de medio vacío, por ello, es muy importante disfrutar del momento presente con la ilusión de saber que la vida es bella y que la existencia es una experiencia maravillosa.

1. En primer lugar, sonríe más porque recibirás muchas sonrisas a cambio. Es decir, cuando tú cuidas los detalles en las relaciones sociales también te ríes con mucha facilidad.

2. Ama la vida de verdad con el corazón al cien por cien porque cuanto más te implicas, más recibes.

3. Enciende la televisión para ver tu programa de televisión favorito o disfrutar del nuevo capítulo de tu serie semanal. La televisión también hace mucha compañía, en especial, a las personas que viven solas.

4. Puedes buscar información en internet sobre blogs de pensamiento positivo o buscar medios especializados, únicamente, en noticias optimistas que muestran el lado más bello del mundo.

5. Pon música de fondo en casa, pon el cd de un autor alegre y lleno de vida y de fuerza. Tu cantante favorito te hará sentir bien contigo mismo.

6. Sal a caminar y siéntate en un banco cerca de un parque. Observa la alegría de los niños jugando, verás cómo te llenas de esa ilusión a través de la observación porque las cosas buenas también producen un efecto imán.

7. Acude a visitar a tus padres para que su cariño y su compañía te dé fuerza. Nadie cuida de ti como tus padres en un mal día.

8. Piensa en aquellos que lo están pasando mal. Por ejemplo, puedes dar una limosna a un mendigo que pide limosna en la puerta de una iglesia.

9. Anímate a pedir un abrazo si lo necesitas porque el contacto físico refuerza tu bienestar.

10. Salir a hacer ejercicio físico también aumenta tu optimismo. Recuerda que el running está de moda.

11. El optimismo está dentro de ti, por tanto, no lo busques únicamente fuera. Busca el equilibrio en la vida.

Cómo poner la atención en el lado positivo de la vida

La sonrisa de Ainhoa

Aprender a vivir es un aprendizaje constante, las personas pueden seguir avanzando y evolucionando con el proceso que implica la madurez. La niñez tiene su influencia en el desarrollo de la personalidad adulta, es decir, el entorno en el que ha crecido un niño, las relaciones familiares y el tipo de educación también marcan una tendencia. Sin embargo, la superación personal es mucho más fuerte que todo ello.

1. Para poner la atención en el lado positivo de las cosas, en primer lugar, piensa a dónde te conduce la actitud derrotista de darte por vencido antes de tiempo.

2. Asume la vida tal y como es, con sus momentos de gloria y con sus etapas de oscuridad. Lo importante es que recuerdes que también existen los colores grises porque la vida es una historia con muchas vivencias.

3. Toma decisiones prácticas en tu vida para hacer cambios. Si estás harto de hacer un trabajo que no te gusta, entonces, puedes hacer un cambio y seguir buscando otro empleo. Si crees que tu relación de pareja ya está más que acabada, entonces, puede que sea el momento de iniciar un nuevo capítulo.

4. El pensamiento positivo se tiene que reflejar en cualquier contexto. Es decir, no sólo tienes que ser capaz de ver las virtudes de aquellos que te rodean sino también, las tuyas. Existen personas que pierden la perspectiva cuando se trata de sí mismas.

5. Utiliza tu mente como si fuese una linterna que enciendes o apagas de una forma consciente. Si quieres quitar el efecto lupa de un tema que te desagrada, entonces, marca distancia respecto de ese asunto y apaga el piloto automático.

6. Disfruta de la lectura y del arte porque realmente, es muy positivo disfrutar del momento presente en contacto con la belleza.

7. Las relaciones personales aportan mucho bien al ser humano a nivel general. Más allá de las luchas, las envidias y las rivalidades internas, piensa que existe algo más profundo en la amistad verdadera.

El síndrome de invisibilidad laboral a partir de los 50 años

La crisis económica no pone las cosas nada fáciles a nadie ya que los más jóvenes tienen dificultades para encontrar trabajo después de acabar la carrera y a pesar de tener un alto nivel de formación, pero los mayores también son muy castigados en un sistema en el que se valora la juventud como una forma de talento. Sin duda, es muy importante tener espíritu positivo, confianza en uno mismo, y entender que la edad, no es más que un número del calendario.

El síndrome de invisibilidad laboral que viven algunas personas a partir de los 50 años muestra la sensación de rechazo social que tienen algunos parados de larga duración cuando creen que el sistema no les quiere. Algunos, en el peor de los casos, llegan a perder la esperanza de encontrar un nuevo trabajo en algún momento.

Esta sensación se agrava cuando durante la búsqueda activa de empleo se encuentran con ofertas de trabajo en las que se especifica que el candidato ideal es una persona menor de 35 años.

Sin duda, conviene ser realista entendiendo que a pesar que existen algunos puestos de trabajo en los que se valora la juventud del candidato también sucede al revés. Existen ofertas de empleo en las que se valora como un plus la madurez del candidato porque la edad aporta solvencia, capacidad de tomar decisiones y solucionar conflictos. La madurez es experiencia, está claro que por mucho que haya estudiado un joven de treinta años nunca puede saber tanto como un trabajador de cincuenta años que ha aprendido de la experiencia, ha emprendido diferentes proyectos y ha entendido cuál es su lugar en el mundo.

Después de los 50 años hay esperanza y hay mucha vida teniendo en cuenta además, cuál es la media de vida de los españoles que supera los ochenta años de edad.

Autoayuda para tiempos difíciles

smiling!

La autoayuda es muy importante en cualquier momento de la vida pero todavía más en tiempos difíciles como los que corren actualmente. El desempleo produce incertidumbre de futuro, inestabilidad presente, inseguridad, frustración y dudas en relación con la felicidad.

La autoayuda para tiempos difíciles implica ayudarte a ti mismo para ser feliz y vivir mejor entendiendo que en tu interior tienes todos los recursos necesarios para encontrar la luz que hay en tu interior.

1. En primer lugar, focaliza tu atención en las alegrías de la vida y no en las tristezas. Todo depende del cristal con que se mira.

2. Sonríe incluso aunque te cueste porque la sonrisa es una bonita medicina para poner un poco de color a los días grises.

3. Es muy importante que hagas deporte y ejercicio físico con regularidad porque la rutina deportiva te aporta bienestar, creatividad y pensamiento positivo.

4. Asume el miedo como algo natural pero también, puedes afrontarlo.

5. Cuida tu corazón con bellos recuerdos. Es decir, cada día puedes dedicar cinco minutos diarios al recuerdo de buenos momentos que han aportado bienestar a tu vida.

6. Vive la vida de verdad y piensa que todo cambia y nada permanece. Por tanto, no te quedes estancado en la negatividad de este instante.

7. Sal a caminar todos los días ya sea solo o acompañado. Evita boicotear tu plan con algunas de las excusas más utilizadas, por ejemplo, la falta de tiempo, el cansancio o el mal tiempo. Que llueva no es motivo para que no disfrutes de un paseo bajo el refugio de un paraguas.

8. Juega con tus hijos y tus sobrinos porque los niños siempre te dan alegría.

9. Comparte tiempo con tu familia todos los meses, no solo en Navidad.

10. Puedes hacer un curso de risoterapia.

En Navidad, no se cubre con el consumismo las carencias afectivas

CHRISTMAS TIME!!!

Durante las fiestas de Navidad, el universo parece estar del revés ya que el espíritu navideño se ha transformado o ha tenido fecha de caducidad. Lo más importante de la Navidad para muchas personas ya no es estar con la familia y pasarlo bien con los seres queridos sino los regalos y el materialismo propio de un tiempo de crisis económica cuando lo que de verdad importa es el ahorro.

El consumismo propio de la Navidad no es saludable porque en ocasiones, se quiere compensar con un regalo caro, otro tipo de carencias, como por ejemplo, la falta de dedicación en una relación, el distanciamiento durante el año, o la falta de muestras de afecto reales y cercanas.

En ocasiones, son las personas que hacen regalos más caros las que más tienen que demostrarse a sí mismas ya que a través de esos regalos se sienten, momentáneamente, mejor consigo mismas porque confunden el afecto con el dinero y consideran que al optar por un regalo más caro, están demostrando todo el cariño que sienten por una persona.

Cuando en realidad, en más de una ocasión, el destinatario de un regalo caro se siente muy incómodo ante tanta ostentación porque luego se siente en la obligación de corresponder al mismo nivel.

En Navidad es un buen momento para rescatar los verdaderos valores de una vida feliz para dejar aparcada la tarjeta de crédito entendiendo que el dinero no lo compra todo y que es imposible compensar con regalos la falta de dedicación en una relación familiar, de pareja o amistad. Al final, un regalo caro no consigue transmitir todo el cariño que sí se puede ofrecer a alguien a través de una conversación sincera o un fuerte abrazo.

No te vuelvas un esclavo de la Navidad porque este tiempo es para vivirlo de verdad y no para arruinarte.