Cómo recordar los buenos momentos

Ho il tuo profumo sulla mia pelle.

Existen buenos momentos que merece la pena disfrutar y cultivar una y mil veces. Por suerte, los seres humanos podemos saborear desde el momento presente vivencias que quedaron lejanas en el tiempo pero que con solo un recuerdo, se hacen actuales y nos llenan el alma de colores y de vida. Es la vida del pasado que a veces pide a gritos volver al presente.

Es decir, centra tu atención en revivir con frecuencia todo lo bueno que forma parte de tu vida precisamente porque es tuyo, y solo tú puedes dar el valor a todo aquello.
Para recordar los buenos recuerdos del pasado, puedes animarte a elaborar un powerpoint con imágenes familiares en las que incluyas fotos de tus antepasados que ya no están.

Del mismo modo, también puedes poner un marco de fotos bonito a una imagen que es especial para ti y que quieres tener presente en un lugar visible de la casa para poder disfrutar de esa imagen con regularidad.

Para recordar buenos momentos del pasado puedes realizar ejercicios de visualización. Para ello, imagina situaciones felices de tu niñez y recréate en ellas con calma y tranquilidad.

El contacto con la naturaleza también supone entrar en contacto con el silencio que es tan propicio para pensar en uno mismo y reflexionar sobre la propia vida. Para ello, puedes dar un paseo por el campo mientras dejas que las ideas fluyan en tu mente de forma libre.

La única condición es aparcar de tu mente los pensamientos negativos y dar rienda suelta a las imágenes bonitas. Puedes releer las páginas de tu diario para disfrutar desde la perspectiva actual de momentos tan dulces del ayer que gracias al poder de la lectura, son eterno en tu alma y en tu corazón.

Regalos para Navidad

Mitzu y el espiritu navideño

Los regalos para las fiestas de Navidad no sólo tiene por qué ser una sorpresa que preparas con todo el cariño del mundo para los demás sino también, para ti mismo. Es decir, es fundamental que dediques tiempo a hacerte algún detalle especial en la recta final de año porque la Navidad es un tiempo que puede ayudarte a recargar las pilas siempre que te prestas atención, miras dentro de ti y te quieres de verdad.

Las fiestas de Navidad son una ocasión perfecta para disfrutar del momento presente con la ilusión de tener un buen nivel de bienestar interior ya que la vida es maravillosa siempre que apuestas por ti y te pones en primer plano siendo consciente de que lo que tú sientes sí importa.

Por ello, cuando la cuenta atrás para las fiestas de Navidad 2013 ya están aquí, es muy importante pensar en posibles sorpresas y puedes escribir tu particular carta de Reyes Magos porque es positivo alimentar el niño interior y mimarte al cien por cien.

Puedes organizar una tarde de compras para echar un vistazo a los escaparates de las tiendas, respirar del ambiente prenavideño que se respira en las calles y dar un paseo por la ciudad que durante esta época del año se llena de luces y se viste de una magia especial con la proximidad de las fiestas de Navidad 2013.

Por ello, de cara a hacerte regalos para Navidad piensa en tus gustos y aficiones y apuesta por compras que sean útiles y prácticas ya que estas son las que de verdad merecen la pena. Antes de comprar algo piensa en si lo necesitas de verdad.

Por otra parte, si estás en un grupo de amigos que acostumbran a realizar el amigo invisible, entonces, puedes decir claramente qué es lo que a ti te gustaría que te regalen.

Puedes regalarte un disco de música de tu cantante favorito, comprar productos de belleza, ropa o cualquier otra sorpresa.

Cómo ver la vida en tonos rosas

Pink Sunset of My Dreams Free Creative Commons Waikiki Beach, Hawaii

Siempre se dice que la vida no es de color de rosa y lo cierto es que a lo largo de la existencia existen muchos momentos amargos de dolor y sufrimiento que pueden producir heridas. Sin embargo, la vida sí puede verse en un color amable y agradable porque lo que de verdad determina una vida feliz es la actitud de creer en uno mismo y de confiar en la vida y en las personas. Nosotros podemos llegar a ser nuestros mayores enemigos, o por el contrario, nuestros principales aliados.

Por ello, ahora que está a punto de comenzar el 2014 es positivo empezar el año con la convicción de que lo mejor está por venir y que la vida puede darte lo mejor. O mejor dicho, eres tú quien puedes ofrecer lo mejor de lo mejor a la vida ya que está en tus manos abrir el corazón, darte de forma desinteresada, buscar la verdad y confiar.

Imagina que te dan unas gafas que transforman el pensamiento negativo en optimismo y el dolor en alegría. Esas gafas que sirven para ejemplificar este ejercicio metafórico, en realidad, es tu mente que puede poner el foco de atención en una dirección u otra dependiendo del momento, las circunstancias y las ganas que tú mismo tienes de que las cosas sean distintas.

Para lograr el cambio, en primer lugar, tienes que evitar conformarte y quedarte estancado con el lugar que tienes. Por otra parte, tienes que saber hacia dónde te diriges, quién eres y qué quieres hacer con tu vida. Para finalizar, tienes que abrir los ojos de par en par, como ventanas, por las que entra el aire y la luz del sol cada mañana. De lo contrario, cuando te dejas atrapar por la tristeza, te pierdes muchos matices de la realidad y no logras ver toda la luminosidad de los demás, del mundo y de ti mismo.

Cómo juzgar menos a los demás

 El turista accidentado

Existe un error habitual que cometen muchas personas al juzgar a los demás en situaciones cotidianas. El juicio de valor suele ser muy injusto puesto que se sentencia como una afirmación de carácter absoluto. Para juzgar menos a los demás, conviene tener presente que una persona desde fuera no puede tener la perspectiva general de una situación vinculada con alguien ajeno. Por tanto, toma esta distancia con la prudencia que te reporta mirar desde el otro lado de la barrera.

Por otra parte, tienes que partir de la premisa real de que cada persona es distinta, por tanto, existen tantas formas de ver el mundo como personas habitan en él. Por tanto, cuando des mucho peso a tu criterio recuerda que tu opinión también es relativa si tienes en cuenta que incluso, tu mejor amigo es muy distinto a ti. No existen dos personas que puedan ser tratadas como si fuesen dos fotocopias. En ese caso, las personas no serían tal y serían objetos.

Escucha abiertamente y con la mente atenta en el mensaje externo lo que otra persona tiene que decirte. Deja la censura  interior de prejuicios y sé observador para aprender algo bueno de los demás.

Recuerda que las diferencias personales son una oportunidad para aprender de los otros. El mundo sería muy aburrido si las personas estuviesen hechas a partir de un único modelo. Cuando estás con personas que toman la costumbre de criticar                a los demás, marca límites claramente, cambia de tema y explica que a ti no te gusta ese juego. Criticar a los demás no te aporta nada bueno por ello, invierte tu tiempo en algo que te haga crecer a ti.

Piensa en positivo y trata a los demás en la forma y en el modo en que te gustaría ser tratado a ti. Con respeto, atención y cariño.

Piensa en ti para ser feliz

Possibilidades

Piensa en ti para ser feliz sin creer que es egoísta darte importancia a ti mismo en tu propia vida. Si tú no lo haces, entonces, nadie lo hará de la forma que esperas y necesitas. La vida es bella y es importante recordarlo todos los días, para ello, piensa en ti para ser feliz, no te tomes las cosas tan en serio, también es importante recordar que la vida es una fiesta que tiene un punto de frivolidad.

Piensa en ti desde todos los puntos de vista. En primer lugar, en el plano personal, es importante que pienses en la recta final de año qué cambios te gustaría hacer en tu vida para vivir mejor y ser más feliz el próximo año. De lo contrario, si sigues haciendo lo mismo, entonces, estarás estancado en el mismo punto. Existen personas que son expertas en posponer sus decisiones de amor, como si los asuntos del corazón se solucionaran por sí mismos cuando en realidad, no es así.

Piensa en ti para ser feliz también a nivel laboral. Es decir, si haces un trabajo que no te gusta, entonces, no te conformes por el simple hecho de que estamos en un momento de crisis y que no es fácil encontrar trabajo. En realidad, mientras tú crees en ti mismo, todo lo demás es posible. Busca tu vocación, persigue tus sueños, sé constante, abre nuevas puertas y piensa que todo es posible porque los límites están más en la mente que en la realidad.

También es muy importante que pienses en ti para cuidar tu salud. Por ello, con la llegada de 2014 es un momento excelente para establecer compromisos saludables, por ejemplo, dejar de fumar, salir a caminar todos los días, tener una alimentación saludable…

Piensa en ti y deja de lado los prejuicios que te llevan a creer que pensar en uno mismo es un síntoma de egoísmo y de vanidad.

Cómo cortar una relación tóxica

love is in the air, love is everywere

Existen relaciones que son dañinas y destructivas, relaciones tóxicas que van en contra de la salud emocional. Por ello, cuanto antes lleguen a su fin este tipo de vínculos, mucho mejor porque acabar con este tipo de lazos te ayuda a liberarte de penas. Te damos las claves para acabar con una relación tóxica:

1. En primer lugar, analiza cómo te hace sentir a ti la compañía de la otra persona y haz balance al final del día, sobre cómo te sentías junto a esa persona. Las emociones agradables te hacen sentir muy bien, en cambio, cuando sientes emociones desagradables terminas agotado y cansado.

2. Piensa en lo que de verdad necesitas. Piensa en si quieres seguir encerrado en la rueda de la negatividad o prefieres abrir la puerta del pensamiento positivo, la ilusión y las ganas de vivir.

3. Sonríe a la vida por todo lo bueno que puede ofrecerte. Por tanto, anímate a dar la espalda a una relación destructiva. Cierra los ojos e imagina cómo te gustaría que fuese tu vida. Después, elabora un plan concreto para lograr ese sueño de verdad.

4. Cuida de ti y recuerda que el amor es en primer lugar quererte a ti mismo. Cuando una relación te hace daño a ti, entonces, ha llegado el momento de acabar.

5. Escucha los comentarios de las personas que te quieren de verdad, los comentarios de tu familia y de tus amigos, porque te dirán cosas que tú a lo mejor no ves desde dentro de la relación.

6. Borra el número de teléfono de la otra persona y busca lo mejor para ti en tu vida. Existen muchas personas en el mundo a las que puedes conocer y descubrir.

7. El amor es sinónimo de felicidad, ilusión, esperanza y confianza. El amor tóxico es sinónimo de destrucción, dolor, heridas y tristeza.

Para cambiar por completo nuestras vidas

La cuestión de la calvicie puede representar un serio problema para mucha gente. Y es que, el impacto que la alopecia puede tener sobre nuestra autoestima, puede degenerar en fuertes agravantes psicológicos que nos llevan en última instancia a la inhibición social. Este es un problema que muchas personas tienen perfectamente asimilado, pero que por el contrario a otras muchas les pasa una seria factura. Estas personas pueden incluso querer rehuir cualquier contacto social o directamente no querer salir de casa.

Este es el caso de muchos hombres, que se pueden llegar a sentir intimidados por la presencia del sexo femenino. Y es más grave aún cuando aparece de forma prematura en las edades tempranas de la adolescencia, ya que el entorno social en el que se desenvuelven a esa edad puede llegar a ser más hostil y excluyente con los jóvenes que sufren problemas de alopecia.

No menos grave es cuando estos casos se producen en mujeres. Y es que dentro de lo que cabe, la alopecia masculina está mucho más aceptada en nuestra sociedad y a la mayoría de hombres les cuesta menos asumir su situación. Sin embargo, en el caso de las mujeres, la alopecia es mucho más inusual y el impacto psicológico que puede producir es todavía mayor que en el de los hombres. Estos pueden llegar a verse atractivos con la calva, pero en una mujer esta circunstancia resulta mucho más improbable.

En conjunto, dados los problemas sociales que llegan a arrastrar las personas que sufren de calvicie, sean del género que sean, es fácil constatar que un hecho así supone un grave trastorno en la vida a la que están acostumbradas. Y tanto es así, que muchas personas llegan a cambiar de manera profunda su estilo y hábitos de vida, en mayor o menor grado, en función del nivel de asimilación que tengan de su problema. Desgraciadamente, en los casos más graves, este problema puede derivar en casos de estrés y depresión que la persona difícilmente puede repeler ante una situación que cree que es irreversible.

Pero la calvicie no tiene por qué ser definitiva. Existen métodos muy efectivos para recuperar nuestro pelo, como los injertos capilares. Sus resultados son permanentes y realmente espectaculares. De manera, que si estás decidido a recuperar el esplendor de tu cabello y optas por hacerte injertos de pelo, no dudes en ponerte en manos de instituto del pelo. La clínica con más experiencia y años de profesionalidad de todo el sector.

Todos somos un poco niños

 children on the bus

Hoy se celebra el Día Mundial del Niño en la que el objetivo es defender los derechos de los más pequeños de la casa. Pero sin duda, también es una buena ocasión para recordar que todos somos un poco niños porque envejecer supone sumar vida y experiencias, todos vamos quemando etapas pero la huella de la niñez sigue vigente en el interior del alma humana.

Los recuerdos de la infancia son los que afloran con más nitidez en la vejez. Por ello, hoy es un buen día para reflexionar sobre la importancia de mimar con cariño a ese pequeño que todos tenemos de nosotros mismos y que sigue siendo vulnerable y requiere de la protección del yo adulto.

El yo interior se muestra a través de la risa, el llanto, la sonrisa, las ilusiones de presente, la alegría, las emociones… Pero además, los recuerdos de la niñez pueden venir a la mente de una forma inconsciente en cualquier momento. Conviene tratar a ese niño interior con mucho cariño y comprensión porque son dos ingredientes necesarios para la autoaceptación.

Asume tu vida tal y como ha sido, con todo lo bueno y lo menos bueno que ha tenido ya que todo forma parte de tu historia y gracias a todo lo que has vivido estás aquí hoy. Existen abuelos que reviven su niñez al ver la ilusión en sus nietos. Del mismo modo, con el paso del tiempo pueden surgir muchas añoranzas y nostalgias.

Con motivo del Día Mundial del Niño es una buena fecha dar amor a ese niño interior que sigue siendo pequeño a pesar del paso del tiempo. Dedicar atención a ese niño interior te ayuda a estar bien contigo mismo y a sentirte mucho más joven. Es decir, puedes ser un adulto joven de espíritu.

Disfruta del momento y de la vida con mucha ilusión, como cuando eras un niño.

Nuestra ropa también habla de nosotros

Dentro del conjunto de aspectos que determinan la comunicación no verbal, existe uno que, muchas veces, no es tenido en cuenta con la debida importancia, pero que sin embargo tiene un gran efecto a la hora de ayudar a formar una opinión sobre los demás y sobre nosotros mismos. Estamos hablando de la ropa y los complementos que elegimos para vestirnos en nuestro día a día. A pesar de que la moda o el estilo personal pueden ser considerados como algo secundario a la hora de juzgar nuestra personalidad y/o actitudes profesionales, lo cierto es que éste es un elemento clave a la hora de causar una primera impresión en situaciones determinantes, como por ejemplo una entrevista de trabajo.

Y es que, a través de la ropa (y también de cómo la llevamos), enviamos determinados mensajes al resto de la sociedad. A veces lo hacemos de forma intencionada y consecuente: tenemos el propósito de dar una imagen de nosotros mismos y lo potenciamos a través de la ropa, dando una entidad visible a nuestra personalidad. Otras veces, sin embargo, actuamos de forma inconsciente, aunque el efecto sobre los demás termina siendo el mismo. A través de la información que podemos emitir y recibir, conformamos opiniones sobre los otros (y también somos objeto de opiniones ajenas); y esto no es el resultado de un sólo elemento, sino de todo un conjunto de variables.

Por ejemplo, hay colores determinados con los que podemos transmitir sensaciones concretas. No es casual que, en los entierros, se deba llevar ropa en tonos discretos; por regla general, los colores llamativos resultan inapropiados en un ambiente así, o incluso una falta de respeto. De la misma manera, es lógico que, cuando elegimos la ropa que llevaremos en una entrevista de trabajo, estemos dando información sobre nosotros mismos de antemano. El uso de colores sobrios puede representar discreción y seriedad; los colores más fuertes pueden revelar una personalidad acorde y, quizás, liderazgo. Una indumentaria indebida, como pueden ser piezas de ropa demasiado provocativas o informales, pueden situarnos automáticamente fuera de un proceso de selección.

Lo mismo sucede en nuestros puestos de trabajo; los empleos de oficina o aquellos relacionados con el mundo empresarial o de negocios suelen conllevar un estilo de ropa más elegante y formal, mientras que otras ocupaciones pueden requerir estilismos más elaborados, llamativos o alegres. Cuando vamos a una tienda de ropa, esperamos que tanto los dependientes como las dependientas vistan una ropa acorde a la imagen del negocio (ya sea vistiendo la misma ropa de la marca o una estética similar). De igual forma, cuando asistimos a una reunión o una conferencia en nombre de nuestra empresa, se espera que demos una buena imagen de nosotros mismos, ya que en ese momento la estamos representando. Por eso, una ropa inadecuada, puede ser un error que tenga consecuencias importantes en nuestra actividad laboral.

Finalmente, hay que tener en cuenta como, muy a menudo, nuestros estados emocionales influyen en la ropa que elegimos llevar. Es posible que, de forma inconsciente, elijamos piezas de ropa más oscuras y discretas cuando nuestro estado emocional no se encuentra en su mejor momento; y, evidentemente, existe una correlación directa entre nuestra personalidad (o la que queremos transmitir) con la ropa que escogemos.

En conclusión, el conjunto de nuestra indumentaria, desde la ropa hasta los complementos, pasando incluso a otros aspectos como son el peinado, el calzado o si llevamos o no tatuajes, ejercen de prisma a través del cual proyectamos parte de nuestra personalidad y de nuestro estado anímico. Ser consecuentes con nosotros mismos y adaptar esa línea a cada situación (por motivos externos como un puesto de trabajo o una circunstancia determinada) son aspectos que deberemos sopesar para ser consecuentes (o no) en el día a día e, incluso, para tener éxito en determinados ámbitos.

Cómo escuchar sin ofenderte

Telephone

Liberar los ruidos emocionales es de gran ayuda en el proceso comunicativo ya que gracias a un diálogo asertivo y a la limpieza mental puedes atender qué quiere decirte exactamente otra persona cuando se dirige a ti, sin sacar conclusiones equivocadas o sin hacer deducciones que nada tienen que ver con la realidad.

1. En primer lugar, para escuchar un mensaje de forma abierta tienes que hacer el propósito de hacer todas tus preguntas sin miedo, es decir, en vez de hacer segundas interpretaciones personales marcadas por la subjetividad, lo que puedes hacer es interactuar de forma directa con el interlocutor para que resuelva tus dudas.

2. En segundo lugar, escucha a los demás en un diálogo con el mismo respeto y silencio con que te gusta que te traten a ti cuando tienes algo importante que decir. Por otra parte, valora lo que para el otro es importante aunque para ti pueda no ser tan prioritario. Escucha el corazón ajeno con libertad y silencio.

3. No tengas miedos y piensa en positivo. Cuando existe un diálogo entre dos personas que se valoran y que se quieren, tienes que partir de la premisa realista de que existe una buena predisposición por ambas partes. Es decir, tienes un entorno ideal para abrir tu corazón de par en par y dejarte conocer tal y como eres.

4. Sonríe porque este gesto genera confianza y tranquilidad en el interlocutor. Cualquier persona se muestra más receptiva en un diálogo cuando tiene frente a sí a alguien que sonríe de forma abierta.

5. Disfruta del momento presente como una oportunidad para conocerte mejor a ti mismo y también como una oportunidad de conocer mejor a la otra persona. Las palabras reducen la distancia en la amistad, en el amor y en el compañerismo.