Para cambiar por completo nuestras vidas

La cuestión de la calvicie puede representar un serio problema para mucha gente. Y es que, el impacto que la alopecia puede tener sobre nuestra autoestima, puede degenerar en fuertes agravantes psicológicos que nos llevan en última instancia a la inhibición social. Este es un problema que muchas personas tienen perfectamente asimilado, pero que por el contrario a otras muchas les pasa una seria factura. Estas personas pueden incluso querer rehuir cualquier contacto social o directamente no querer salir de casa.

Este es el caso de muchos hombres, que se pueden llegar a sentir intimidados por la presencia del sexo femenino. Y es más grave aún cuando aparece de forma prematura en las edades tempranas de la adolescencia, ya que el entorno social en el que se desenvuelven a esa edad puede llegar a ser más hostil y excluyente con los jóvenes que sufren problemas de alopecia.

No menos grave es cuando estos casos se producen en mujeres. Y es que dentro de lo que cabe, la alopecia masculina está mucho más aceptada en nuestra sociedad y a la mayoría de hombres les cuesta menos asumir su situación. Sin embargo, en el caso de las mujeres, la alopecia es mucho más inusual y el impacto psicológico que puede producir es todavía mayor que en el de los hombres. Estos pueden llegar a verse atractivos con la calva, pero en una mujer esta circunstancia resulta mucho más improbable.

En conjunto, dados los problemas sociales que llegan a arrastrar las personas que sufren de calvicie, sean del género que sean, es fácil constatar que un hecho así supone un grave trastorno en la vida a la que están acostumbradas. Y tanto es así, que muchas personas llegan a cambiar de manera profunda su estilo y hábitos de vida, en mayor o menor grado, en función del nivel de asimilación que tengan de su problema. Desgraciadamente, en los casos más graves, este problema puede derivar en casos de estrés y depresión que la persona difícilmente puede repeler ante una situación que cree que es irreversible.

Pero la calvicie no tiene por qué ser definitiva. Existen métodos muy efectivos para recuperar nuestro pelo, como los injertos capilares. Sus resultados son permanentes y realmente espectaculares. De manera, que si estás decidido a recuperar el esplendor de tu cabello y optas por hacerte injertos de pelo, no dudes en ponerte en manos de instituto del pelo. La clínica con más experiencia y años de profesionalidad de todo el sector.

Todos somos un poco niños

 children on the bus

Hoy se celebra el Día Mundial del Niño en la que el objetivo es defender los derechos de los más pequeños de la casa. Pero sin duda, también es una buena ocasión para recordar que todos somos un poco niños porque envejecer supone sumar vida y experiencias, todos vamos quemando etapas pero la huella de la niñez sigue vigente en el interior del alma humana.

Los recuerdos de la infancia son los que afloran con más nitidez en la vejez. Por ello, hoy es un buen día para reflexionar sobre la importancia de mimar con cariño a ese pequeño que todos tenemos de nosotros mismos y que sigue siendo vulnerable y requiere de la protección del yo adulto.

El yo interior se muestra a través de la risa, el llanto, la sonrisa, las ilusiones de presente, la alegría, las emociones… Pero además, los recuerdos de la niñez pueden venir a la mente de una forma inconsciente en cualquier momento. Conviene tratar a ese niño interior con mucho cariño y comprensión porque son dos ingredientes necesarios para la autoaceptación.

Asume tu vida tal y como ha sido, con todo lo bueno y lo menos bueno que ha tenido ya que todo forma parte de tu historia y gracias a todo lo que has vivido estás aquí hoy. Existen abuelos que reviven su niñez al ver la ilusión en sus nietos. Del mismo modo, con el paso del tiempo pueden surgir muchas añoranzas y nostalgias.

Con motivo del Día Mundial del Niño es una buena fecha dar amor a ese niño interior que sigue siendo pequeño a pesar del paso del tiempo. Dedicar atención a ese niño interior te ayuda a estar bien contigo mismo y a sentirte mucho más joven. Es decir, puedes ser un adulto joven de espíritu.

Disfruta del momento y de la vida con mucha ilusión, como cuando eras un niño.

Nuestra ropa también habla de nosotros

Dentro del conjunto de aspectos que determinan la comunicación no verbal, existe uno que, muchas veces, no es tenido en cuenta con la debida importancia, pero que sin embargo tiene un gran efecto a la hora de ayudar a formar una opinión sobre los demás y sobre nosotros mismos. Estamos hablando de la ropa y los complementos que elegimos para vestirnos en nuestro día a día. A pesar de que la moda o el estilo personal pueden ser considerados como algo secundario a la hora de juzgar nuestra personalidad y/o actitudes profesionales, lo cierto es que éste es un elemento clave a la hora de causar una primera impresión en situaciones determinantes, como por ejemplo una entrevista de trabajo.

Y es que, a través de la ropa (y también de cómo la llevamos), enviamos determinados mensajes al resto de la sociedad. A veces lo hacemos de forma intencionada y consecuente: tenemos el propósito de dar una imagen de nosotros mismos y lo potenciamos a través de la ropa, dando una entidad visible a nuestra personalidad. Otras veces, sin embargo, actuamos de forma inconsciente, aunque el efecto sobre los demás termina siendo el mismo. A través de la información que podemos emitir y recibir, conformamos opiniones sobre los otros (y también somos objeto de opiniones ajenas); y esto no es el resultado de un sólo elemento, sino de todo un conjunto de variables.

Por ejemplo, hay colores determinados con los que podemos transmitir sensaciones concretas. No es casual que, en los entierros, se deba llevar ropa en tonos discretos; por regla general, los colores llamativos resultan inapropiados en un ambiente así, o incluso una falta de respeto. De la misma manera, es lógico que, cuando elegimos la ropa que llevaremos en una entrevista de trabajo, estemos dando información sobre nosotros mismos de antemano. El uso de colores sobrios puede representar discreción y seriedad; los colores más fuertes pueden revelar una personalidad acorde y, quizás, liderazgo. Una indumentaria indebida, como pueden ser piezas de ropa demasiado provocativas o informales, pueden situarnos automáticamente fuera de un proceso de selección.

Lo mismo sucede en nuestros puestos de trabajo; los empleos de oficina o aquellos relacionados con el mundo empresarial o de negocios suelen conllevar un estilo de ropa más elegante y formal, mientras que otras ocupaciones pueden requerir estilismos más elaborados, llamativos o alegres. Cuando vamos a una tienda de ropa, esperamos que tanto los dependientes como las dependientas vistan una ropa acorde a la imagen del negocio (ya sea vistiendo la misma ropa de la marca o una estética similar). De igual forma, cuando asistimos a una reunión o una conferencia en nombre de nuestra empresa, se espera que demos una buena imagen de nosotros mismos, ya que en ese momento la estamos representando. Por eso, una ropa inadecuada, puede ser un error que tenga consecuencias importantes en nuestra actividad laboral.

Finalmente, hay que tener en cuenta como, muy a menudo, nuestros estados emocionales influyen en la ropa que elegimos llevar. Es posible que, de forma inconsciente, elijamos piezas de ropa más oscuras y discretas cuando nuestro estado emocional no se encuentra en su mejor momento; y, evidentemente, existe una correlación directa entre nuestra personalidad (o la que queremos transmitir) con la ropa que escogemos.

En conclusión, el conjunto de nuestra indumentaria, desde la ropa hasta los complementos, pasando incluso a otros aspectos como son el peinado, el calzado o si llevamos o no tatuajes, ejercen de prisma a través del cual proyectamos parte de nuestra personalidad y de nuestro estado anímico. Ser consecuentes con nosotros mismos y adaptar esa línea a cada situación (por motivos externos como un puesto de trabajo o una circunstancia determinada) son aspectos que deberemos sopesar para ser consecuentes (o no) en el día a día e, incluso, para tener éxito en determinados ámbitos.

Cómo escuchar sin ofenderte

Telephone

Liberar los ruidos emocionales es de gran ayuda en el proceso comunicativo ya que gracias a un diálogo asertivo y a la limpieza mental puedes atender qué quiere decirte exactamente otra persona cuando se dirige a ti, sin sacar conclusiones equivocadas o sin hacer deducciones que nada tienen que ver con la realidad.

1. En primer lugar, para escuchar un mensaje de forma abierta tienes que hacer el propósito de hacer todas tus preguntas sin miedo, es decir, en vez de hacer segundas interpretaciones personales marcadas por la subjetividad, lo que puedes hacer es interactuar de forma directa con el interlocutor para que resuelva tus dudas.

2. En segundo lugar, escucha a los demás en un diálogo con el mismo respeto y silencio con que te gusta que te traten a ti cuando tienes algo importante que decir. Por otra parte, valora lo que para el otro es importante aunque para ti pueda no ser tan prioritario. Escucha el corazón ajeno con libertad y silencio.

3. No tengas miedos y piensa en positivo. Cuando existe un diálogo entre dos personas que se valoran y que se quieren, tienes que partir de la premisa realista de que existe una buena predisposición por ambas partes. Es decir, tienes un entorno ideal para abrir tu corazón de par en par y dejarte conocer tal y como eres.

4. Sonríe porque este gesto genera confianza y tranquilidad en el interlocutor. Cualquier persona se muestra más receptiva en un diálogo cuando tiene frente a sí a alguien que sonríe de forma abierta.

5. Disfruta del momento presente como una oportunidad para conocerte mejor a ti mismo y también como una oportunidad de conocer mejor a la otra persona. Las palabras reducen la distancia en la amistad, en el amor y en el compañerismo.

Cómo demostrar tu gran amor a tu pareja

 Atardecer en la Torre Eiffel (Explore!)

El amor se demuestra día a día y se demuestra con hechos no solo con palabras. En muchos casos, las palabras caen en saco roto. En cambio, los hechos dejan huella. Si quieres demostrar tu gran amor a tu pareja, entonces, te damos las claves para conseguirlo.

1. En primer lugar, piensa en cómo te gusta que te trate a ti una persona que te quiere. Las personas somos más semejantes de lo que creemos. Todos valoramos el cariño, la atención y el respeto.

2. Deja volar tu imaginación para sorprender de una forma creativa a tu pareja. Puedes preparar una sorpresa para la persona que tanto quieres porque es muy bonito sentir la ilusión de preparar un regalo inesperado.

3. Existen gestos sencillos como decir te quiero, dar un beso o un abrazo que pueden servirte para demostrar el amor a tu pareja.

4. Regala a tu pareja tu hombro para llorar cuando tiene un mal día. Dile que puede contar contigo. Regala a tu pareja una sonrisa cuando tiene un día gris porque es una forma de alegrarle y de brindarle esperanza, ilusión, felicidad y ganas de vivir.

5. Cuida de los pequeños detalles de la convivencia en pareja porque la vida es muy bonita cuando compartes y das lo mejor de ti.

6. Piensa en el presente pero si te comprometes con alguien, recuerda que el futuro también importa. Es decir, has hecho un compromiso especial con ese alguien a quien debes cuidar, respetar y valorar. De lo contrario, no prometas nada.

7. Prepara una sorpresa especial para tu pareja, organiza una escapada romántica de fin de semana, piensa en positivo, escucha tu corazón pero también tu mente. El amor no es puro sentimiento también tienes que dejarte llevar por el pensamiento.

Cómo disfrutar de más tiempo en casa

Potlogi

Muchas personas pasan mucho tiempo decorando con mimo su casa cuando en realidad, pasan muy poco tiempo en el hogar en medio de las ocupaciones de la rutina cotidiana. Disfrutar del hogar como un espacio de libertad y de bienestar es fundamental para sentirte bien contigo mismo ya que la casa es el lugar en el que mejor se siente cualquier persona siempre que tiene un buen ambiente familiar. Existen hogares en los que se viven pequeños infiernos como consecuencia de los problemas personales.

Pensando en positivo, te animamos a pasar más tiempo en el placer de tu casa y disfrutando de ese espacio como una forma de salud emocional. En primer lugar, en plena crisis económica, cada vez gana más terreno la opción de ocio en casa. Por ejemplo, cenas con amigos, películas en televisión, lectura de libros…

Por otra parte, una de las épocas más idóneas para disfrutar de más tiempo en casa es el invierno puesto que las bajas temperaturas invitan a disfrutar del calor del hogar como un escenario agradable. Si tienes la sensación de que vives en un hotel más que en una casa, entonces, es importante que revises tus hábitos de vida para revisar tus horarios porque el cuerpo tiene memoria y el exceso de ocupaciones tarde o temprano pasa factura.

Por otra parte, la casa también es un lugar que te ofrece la posibilidad de disfrutar de relaciones personales de calidad. Puedes hablar por teléfono con tus amigos, escribir correos electrónicos, escribir cartas, jugar a juego de mesa con tus hijos, mantener una amena conversación con alguna visita…. De hecho, existen temas íntimos que en ningún lugar se tratan con tanta comodidad como en casa, un espacio de privacidad absoluto que favorece la expresión emocional.

Cinco “tips” para mejorar tu autoestima

Reza el proverbio que no se puede amar a nadie si antes no nos amamos a nosotros mismos. Sin embargo, como suele pasar, de la teoría a la práctica hay un abismo y, quien más quien menos, tiene sus complejos y sus pequeños (o a veces no tan pequeños) problemas de autoestima.

Además, la sociedad en la que vivimos, en la que se da un valor sobredimensionado a la imagen, es un elemento de presión que nos obliga a medirnos según estereotipos poco realistas y que contribuye a generar más complejos, especialmente entre los más jóvenes y durante periodos ya caracterizados por la inestabilidad emocional, como la adolescencia. Por eso, en este artículo queremos darte algunos trucos o “tips” para quererte a ti mismo, mejorar tu autoestima y ser más feliz:

1.- Cambia el chip y piensa lo mejor de ti mismo: si no vas muy sobrado de autoestima puede que estés acostumbrado a pensar cosas negativas de ti mismo. Es hora de cambiar el chip. En lugar de centrarte en tus (supuestos) defectos, céntrate en tus virtudes. Las tienes, como todo el mundo, y sólo es cuestión de que te dediques a buscarlas y a convencerte a ti mismo de tus atributos.

2.- Todo tiene solución: Si tus complejos te impiden avanzar, piensa que todo tiene solución. Si realmente tienes un defecto físico o hay una característica de tu cuerpo que te hace infeliz, plantéate cambiarlo. Por ejemplo, si tu calvicie es un problema grave para ti, piensa en la posibilidad de un Transplante de pelo, si tu pecho te produce una gran insatisfacción, plantéate una reducción de busto, etc. Hoy en día existen múltiples opciones que pueden ayudarte a verte mejor y a aumentar tu autoestima.

young woman looking into a mirror

3.- No te castigues: todos cometemos errores, fallamos o pasamos por momentos que no salen como quisiéramos. Sin embargo, no aproveches estas situaciones para castigarte y recordarte constantemente tu incompetencia o tus defectos, sino todo lo contrario, tómalas como una oportunidad para aprender de la experiencia y mejorar.

4.- No te midas con los demás: cada persona es única y especial. Por eso, no tiene sentido compararse con los demás. Potencia aquellos aspectos de tu físico o de tu personalidad que te hacen único y no trates de imitar a nadie. Mejor ser un buen original que una mala copia.

5.- Aprende a pasar de la opinión de los demás: es bueno escuchar la opinión de amigos y familiares, pero no dejes que lo que los demás opinan condicione tu físico o tu personalidad. Aprende a escuchar a tu corazón y guíate por tus sentimientos. Siempre puedes pedir consejo, pero no dejes que los demás guíen tu vida y te sentirás mejor con ti mismo.

Cómo rescatar el espíritu infantil en Reyes Magos

La fiesta de Reyes Magos es una tradición muy especial, uno de los momentos más mágicos del año porque aunque los adultos ya han dejado de creer en la magia de Melchor, Gaspar y Baltasar, reviven el espíritu de la inocencia a través de sus hijos. Del mismo modo, los adultos recuerdan su propia infancia y cómo era aquel tiempo en el que recibían con gran entusiasmo los regalos de estos personajes tan especiales.

Cualquier momento del año es bueno para cultivar el espíritu infantil, pero todavía más, con motivo de la fiesta de Reyes Magos, un buen momento para observar la realidad en su lado más bello y volver a ser, como lo fuiste en algún tiempo, un niño. Para ello, puedes echar un vistazo a las fotografías que guardas de la niñez porque esos momentos que son tan especiales forman parte de tu vida y conectan con tu verdadera esencia.

De hecho, puedes elegir alguna de esas fotografías para enmarcarla en un marco bonito con el que sorprender a tu madre o a un ser querido. Es un buen regalo emocional que puedes hacer a otra persona que significa mucho para ti.

Celebra los Reyes Magos de verdad, con el corazón, para ello, a nivel interno, realiza una lista de cosas por las que quieres dar las gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar. Cosas que sean inmateriales y que hagan que tu vida sea un regalo. ¿Qué convierte tu vida en una aventura especial? ¿Cuánto te quieres a ti mismo? ¿Te consideras afortunado en amigos?

Alimentar al niño infantil en Reyes Magos supone rescatar lo mejor de la vida y de ti mismo, entendiendo que eres una persona estupenda con un montón de razones para sonreír a la vida como cuando tenías siete años.

Cultiva tu niño interior en Navidad

 Cultiva tu niño interior en Navidad

La Navidad es una época de cambios en la vida de cualquier persona porque incluso los adultos se sienten un poco más jóvenes en una época del año en la que los regalos y la ilusión animan el espíritu.

El niño interior requiere de mimo y atenciones en todas las épocas del año, sin embargo, el entorno navideño es mucho más propicio para sacar fuera toda la ilusión del ayer igual que cuando éramos niños pequeños saboreando la Navidad.

1. En primer lugar, escucha tu corazón de verdad, no te dejes afectar por el qué dirán y actúa de forma acorde a tu criterio. Existen muchas personas que reprimen sus emociones y sentimientos por miedo.

2. Disfruta del momento presente, siente que cada instante es eterno y que el reloj se ha detenido para regalarte una navidad especial en plena madurez.

3. La Navidad es un tiempo que nos enseña el valor de la felicidad. Es decir, somos más felices cuando nos damos a los demás que cuando nos dejamos llevar por el egoísmo. Una navidad sin nadie a quien poder ofrecer algo bueno sería muy dura. Es decir, en caso de que te sientan solo también puedes pensar en todas aquellas personas que estas Navidades vivirán una rutina negativa para aportar tu granito de arena en la construcción de un mundo mejor. Es posible colaborar con dinero pero también, con trabajo como voluntario en una organización.

4. Juega con tus hijos o tus sobrinos y disfruta de los regalos que ellos han recibido.

5. Recuerda anécdotas de la infancia con tus amigos y conocidos porque esta experiencia une mucho. Es importante no olvidar lo que hemos sido.
Dedica la Navidad a invertir tiempo en cosas que no puedes hacer el resto del año por problemas de conciliación. Es decir, piensa en cuáles son tus verdaderas prioridades para aprovechar la recta final de año como tú quieres, en positivo.

Foto – Universo de Luz y Amor

El síndrome de invisibilidad laboral a partir de los 50 años

La crisis económica no pone las cosas nada fáciles a nadie ya que los más jóvenes tienen dificultades para encontrar trabajo después de acabar la carrera y a pesar de tener un alto nivel de formación, pero los mayores también son muy castigados en un sistema en el que se valora la juventud como una forma de talento. Sin duda, es muy importante tener espíritu positivo, confianza en uno mismo, y entender que la edad, no es más que un número del calendario.

El síndrome de invisibilidad laboral que viven algunas personas a partir de los 50 años muestra la sensación de rechazo social que tienen algunos parados de larga duración cuando creen que el sistema no les quiere. Algunos, en el peor de los casos, llegan a perder la esperanza de encontrar un nuevo trabajo en algún momento.

Esta sensación se agrava cuando durante la búsqueda activa de empleo se encuentran con ofertas de trabajo en las que se especifica que el candidato ideal es una persona menor de 35 años.

Sin duda, conviene ser realista entendiendo que a pesar que existen algunos puestos de trabajo en los que se valora la juventud del candidato también sucede al revés. Existen ofertas de empleo en las que se valora como un plus la madurez del candidato porque la edad aporta solvencia, capacidad de tomar decisiones y solucionar conflictos. La madurez es experiencia, está claro que por mucho que haya estudiado un joven de treinta años nunca puede saber tanto como un trabajador de cincuenta años que ha aprendido de la experiencia, ha emprendido diferentes proyectos y ha entendido cuál es su lugar en el mundo.

Después de los 50 años hay esperanza y hay mucha vida teniendo en cuenta además, cuál es la media de vida de los españoles que supera los ochenta años de edad.