Cómo escuchar sin ofenderte

Telephone

Liberar los ruidos emocionales es de gran ayuda en el proceso comunicativo ya que gracias a un diálogo asertivo y a la limpieza mental puedes atender qué quiere decirte exactamente otra persona cuando se dirige a ti, sin sacar conclusiones equivocadas o sin hacer deducciones que nada tienen que ver con la realidad.

1. En primer lugar, para escuchar un mensaje de forma abierta tienes que hacer el propósito de hacer todas tus preguntas sin miedo, es decir, en vez de hacer segundas interpretaciones personales marcadas por la subjetividad, lo que puedes hacer es interactuar de forma directa con el interlocutor para que resuelva tus dudas.

2. En segundo lugar, escucha a los demás en un diálogo con el mismo respeto y silencio con que te gusta que te traten a ti cuando tienes algo importante que decir. Por otra parte, valora lo que para el otro es importante aunque para ti pueda no ser tan prioritario. Escucha el corazón ajeno con libertad y silencio.

3. No tengas miedos y piensa en positivo. Cuando existe un diálogo entre dos personas que se valoran y que se quieren, tienes que partir de la premisa realista de que existe una buena predisposición por ambas partes. Es decir, tienes un entorno ideal para abrir tu corazón de par en par y dejarte conocer tal y como eres.

4. Sonríe porque este gesto genera confianza y tranquilidad en el interlocutor. Cualquier persona se muestra más receptiva en un diálogo cuando tiene frente a sí a alguien que sonríe de forma abierta.

5. Disfruta del momento presente como una oportunidad para conocerte mejor a ti mismo y también como una oportunidad de conocer mejor a la otra persona. Las palabras reducen la distancia en la amistad, en el amor y en el compañerismo.