Cómo marcar límites a tu madre

Thank You

La relación madre e hijo es compleja, en general, es muy intensa. No siempre es fácil marcar una distancia sana en una relación que implica que los hijos vuelen en solitario en algún momento. Eso no significa dejar a la madre atrás en algún momento definitivamente sino que la relación cambia porque el hijo ya es autónomo e independiente.

Es decir, es una persona capaz de tomar sus propias decisiones y con fuerza suficiente para saber lo que quiere sin necesitar del amparo de mamá igual que sucedía en la etapa de la infancia.

1. Aprende a decir no a tu madre y a marcar límites. Es muy importante que te mantengas firme cuando digas que no a algo, de lo contrario, las madres también pueden aplicar el chantaje emocional para lograr lo que quieren. Algunas madres también pueden querer despertar la compasión de sus hijos.

2. Sé coherente con tus decisiones. Es decir, si de verdad quieres mostrar que eres una persona autónoma e independiente, entonces, tienes que serlo para todo.

3. Apuesta por los momentos de calidad. Es decir, con el paso de los años y la madurez, la relación entre madre e hijo cambia de una forma sustancial. En muchos casos, se comparte menos tiempo en común que en la niñez, sin embargo, los planes conscientes también aportan una calidad y una ilusión especial.

4. Los roles también cambian. Conforme los padres se hacen mayores son los hijos los que tienen la responsabilidad de estar pendientes de su cuidado para que tengan una buena calidad de vida en la tercera edad.

5. Si tu madre te llama por teléfono un montón de veces cada día, explícale la situación y limita el número de llamadas, únicamente, a una. Aprende a decir lo que piensas sin miedo porque las madres también pueden ser muy receptivas a los mensajes de sus hijos.