Cómo recordar los buenos momentos

Ho il tuo profumo sulla mia pelle.

Existen buenos momentos que merece la pena disfrutar y cultivar una y mil veces. Por suerte, los seres humanos podemos saborear desde el momento presente vivencias que quedaron lejanas en el tiempo pero que con solo un recuerdo, se hacen actuales y nos llenan el alma de colores y de vida. Es la vida del pasado que a veces pide a gritos volver al presente.

Es decir, centra tu atención en revivir con frecuencia todo lo bueno que forma parte de tu vida precisamente porque es tuyo, y solo tú puedes dar el valor a todo aquello.
Para recordar los buenos recuerdos del pasado, puedes animarte a elaborar un powerpoint con imágenes familiares en las que incluyas fotos de tus antepasados que ya no están.

Del mismo modo, también puedes poner un marco de fotos bonito a una imagen que es especial para ti y que quieres tener presente en un lugar visible de la casa para poder disfrutar de esa imagen con regularidad.

Para recordar buenos momentos del pasado puedes realizar ejercicios de visualización. Para ello, imagina situaciones felices de tu niñez y recréate en ellas con calma y tranquilidad.

El contacto con la naturaleza también supone entrar en contacto con el silencio que es tan propicio para pensar en uno mismo y reflexionar sobre la propia vida. Para ello, puedes dar un paseo por el campo mientras dejas que las ideas fluyan en tu mente de forma libre.

La única condición es aparcar de tu mente los pensamientos negativos y dar rienda suelta a las imágenes bonitas. Puedes releer las páginas de tu diario para disfrutar desde la perspectiva actual de momentos tan dulces del ayer que gracias al poder de la lectura, son eterno en tu alma y en tu corazón.