Cultiva tu niño interior en Navidad

 Cultiva tu niño interior en Navidad

La Navidad es una época de cambios en la vida de cualquier persona porque incluso los adultos se sienten un poco más jóvenes en una época del año en la que los regalos y la ilusión animan el espíritu.

El niño interior requiere de mimo y atenciones en todas las épocas del año, sin embargo, el entorno navideño es mucho más propicio para sacar fuera toda la ilusión del ayer igual que cuando éramos niños pequeños saboreando la Navidad.

1. En primer lugar, escucha tu corazón de verdad, no te dejes afectar por el qué dirán y actúa de forma acorde a tu criterio. Existen muchas personas que reprimen sus emociones y sentimientos por miedo.

2. Disfruta del momento presente, siente que cada instante es eterno y que el reloj se ha detenido para regalarte una navidad especial en plena madurez.

3. La Navidad es un tiempo que nos enseña el valor de la felicidad. Es decir, somos más felices cuando nos damos a los demás que cuando nos dejamos llevar por el egoísmo. Una navidad sin nadie a quien poder ofrecer algo bueno sería muy dura. Es decir, en caso de que te sientan solo también puedes pensar en todas aquellas personas que estas Navidades vivirán una rutina negativa para aportar tu granito de arena en la construcción de un mundo mejor. Es posible colaborar con dinero pero también, con trabajo como voluntario en una organización.

4. Juega con tus hijos o tus sobrinos y disfruta de los regalos que ellos han recibido.

5. Recuerda anécdotas de la infancia con tus amigos y conocidos porque esta experiencia une mucho. Es importante no olvidar lo que hemos sido.
Dedica la Navidad a invertir tiempo en cosas que no puedes hacer el resto del año por problemas de conciliación. Es decir, piensa en cuáles son tus verdaderas prioridades para aprovechar la recta final de año como tú quieres, en positivo.

Foto – Universo de Luz y Amor