Evolución

 

El Caso de Anna O.

 

Bertha Pappenheim   más conocida con el seudónimo Anna O. por haber sido, la primera paciente tratada con el método Catártico  por el doctor Joseph Breuer, método que a la larga se convertiría en el precursor del psicoanálisis. El caso de Anna O. fue, en palabras de Josef Breuer ” la célula germinal de todo el psicoanálisis”.

 

Entre el diciembre de 1880 y junio de 1882 Joseph Breuer (mentor y amigo de S. Freud) trata a Anna O., una joven  de  21 años de edad con cuadros de anorexia, parálisis, una grave perturbación del lenguaje y otros síntomas que aparecen luego de la muerte de su padre, y por la que es diagnosticada como histérica.

Ana O. invirtió todo su tiempo en cuidar a su padre enfermo. Mientras fue desarrollando una serie de síntomas físicos como una tos nerviosa que la dejaba exhausta, dificultades para hablar, que finalizó en un mutismo completo, seguido de expresiones en inglés, cuando su lengua materna era el alemán.

Al fallecer su padre, Anna O. comenzó a rechazar la comida y a desarrollar una serie inusual y extraña de síntomas, como alucinaciones y ausencias. Perdió sensibilidad en las manos y pies, parálisis parciales y espasmos involuntarios. Alucinaciones visuales y visión de túnel. Los médicos buscaban causa física demostrable por dichos síntomas. Además presentaba fantasías fantiloides, cambios drásticos y a la vez, dramáticos de humor y varios intentos de suicidio. El diagnóstico de Breuer ante estos síntomas fue el de Histeria (hoy, trastorno de conversión) lo que significaba que la paciente padecía síntomas físicos pero que en realidad no  lo eran.

El tratamiento trataba en inducir a la paciente a un estado de hipnótico y persuadirla a que rememorara las circunstancias previas a la primera aparición de cada uno de los síntomas manifestados. Los síntomas desaparecían a medida que Bertha lograba expulsar las emociones, pero un diagnostico precipitado del tratamiento por parte del doctor J. Breuer provocó una recaída en la paciente, agravando notablemente los síntomas físicos.

Anna O. tenía momentos de mutismo y otros de somnolencia, a los que Breuer llamó “Hipnosis vesperal”, y la propia Anna los llamó “nube”. Anna O fue ingresada en centros durante periodos no muy largos y la dieron el alta varias veces al evolucionar la mejoría de los síntomas.

Su caso clínico aparece relatado en el tratado Estudios sobre la histeria, escrito y publicado en 1895 por Breuer y Sigmund Freud.