La ginecomastia y la obsesión con el cuerpo

La ginecomastia es, prácticamente siempre, una enfermedad congénita por una sobrecarga de hormonas que produce un aumento de volumen de las glándulas mamarias en el hombre. También puede estar provocado por problemas hepáticos como la cirrosis, o como consecuencia de algunas medicaciones. Lo que es más extraño es que el enfermo en cuestión lo provoque. Pero es posible, y lo más común es que se produzca por un consumo excesivo (en ocasiones simplemente con el consumo, sin excesos) de anabólicos químicos utilizados en la halterofilia para conseguir definir más rápida y eficazmente el cuerpo. La obsesión con la forma física perfecta puede llevarnos a consumir distintas sustancias nada recomendadas que deberíamos evitar a toda costa.

ginecomastia

Productos químicos muy peligrosos

Algunas de los productos químicos que pueden producir ginecomastia son el sustanon (mezcla de cuatro variedades de testosterona), testoviron depot (enanatato de testosterona) o el estanozolol (este contienen esteroides en cantidades más leves, aunque también puede ser peligroso). Existen más, pero queda claro: los productos químicos para la halterofilia pueden resultar peligrosos. Y no es la ginecomastia una enfermedad para no tener en cuenta. Si quieres conocer más datos sobre esta, puedes seguir este enlace. Podrás comprobar por ti mismo el duro golpe psicológico que puede provocar en la víctima, muy acentuada si se trata de una persona muy joven. Pero si no tenemos más remedio, lo mejor es acabar rápido con el problema. Para ello, podemos confiar en Antiaging Group Barcelona, que disponen de un servicio de cirugía contra la ginecomastia mínimamente invasiva y que se adapta a las necesidades de cada paciente, que es importante, ya que no todas las ginecomastias suponen el mismo impacto para el afectado. Pero por supuesto, lo más lógico es prevenir antes de que aparezca el problema. Si crees que alguien cercano a ti está consumiendo algún tipo de anabólico con fines culturistas, intenta hablar con él y advertirle de las consecuencias y el peligro que acarrean este tipo de sustancias, sean utilizadas con conocimiento o no. Porque este tipo de drogas no solo puede producir ginecomastia (que de por si no es extremadamente peligrosa y no hace peligrar la vida), sino que acarrea consecuencias mucho más peligrosas, incluso mortales. Existen sustancias naturales que pueden actuar como alternativas muy válidas, incluso medicamentos que, recetados por un farmacéutico, no tienen por qué ser peligrosos. No tiene sentido jugarse la vida por tener un cuerpo mejor.