La nostalgia de decir adiós al año viejo

I fell apart, but got back up again.

En medio de la celebración de Navidad surge la ilusión ante la bienvenida, es decir, ante la ilusión de abrazar con ilusión el 2014 cuando en realidad, el 2013 también es un año que forma parte de la historia de tu vida y en breve, este año formará parte de tu memoria y de tu recuerdo. Son muchos los recuerdos que acumulas en tu corazón, las personas que has conocido, las vivencias que has tenido y los éxitos que has alcanzado.

Por ello, merece la pena despedir por todo lo alto y con mucho cariño este 2013 que lejos de cualquier tipo de superstición también es importante en el calendario particular del corazón.

1. En primer lugar, puedes echar un vistazo a las fotografías en reuniones sociales que te has realizado a lo largo de este año.

2. También puedes elaborar una lista de los libros que has leído en 2013.

3. Haz una lista de cincuenta cosas bonitas que te han pasado en este 2013 y que no quieres olvidar jamás. Puedes guardar el folio en un lugar especial de tu habitación para poder consultarlo en cualquier momento.

4. Despide el año dando las gracias. Por ello, puedes escribir una carta de gratitud a las personas que son importantes en tu vida y a las que quieres dedicar unas palabras bonitas.

5. Realiza ejercicios de visualización recreando en tu mente esos momentos inolvidables que has experimentado en 2013 y que te pertenecen. Cultiva ese tesoro vital y toda la belleza que hay en tu interior porque la vida no sólo es presente, también es un ayer recordado que se hace actual a través de la memoria.

6. Piensa en positivo y deja de lado los dramatismos o la actitud pesimista de la vida.

7. Cultiva la sonrisa interior.