Cómo hacer frente al cáncer de mama

19-OCTUBRE

El cáncer de mama es una realidad dura, el diagnóstico produce un impacto emocional importante en la paciente no sólo por las connotaciones que tiene la palabra cáncer sino también, por todo el desconocimiento que gira alrededor de esta dolencia. Hacer frente al cáncer de mama es una lucha paulatina y gradual, un camino de largo recorrido que conviene afrontar con confianza.

En primer lugar, es fundamental que tengas confianza plena en los médicos, preguntes todas tus dudas para quedarte tranquila y no arrastrar la inquietud que produce la incertidumbre, saber cada paso del proceso médico… Los médicos realizan una gran labor en el ámbito de la salud.

Pero además, también es importante aprender a delegar y asumir que a partir de ese momento, durante una temporada, la paciente necesita del apoyo de la familia y de los amigos. En esa fase puede recoger todo el cariño que ella ha sembrado previamente en forma de amor. Existen mujeres que se exigen mucho a sí mismas pero en una etapa así tienes que asumir que tú eres tu máxima prioridad, tu mejor amiga y ponerte bien es lo más importante.

Haz tuya la máxima del carpe diem, vive el día a día y no pienses en qué puede pasar mañana porque el futuro es imprevisible. Estar en contacto con una asociación de personas afectadas por esta enfermedad es un apoyo a nivel emocional a la hora de contar con un entorno propicio para compartir dudas, contar tu historia, resolver tus preguntas, exteriorizar tus miedos y hablar con total libertad sobre cualquier asunto que venga a tu mente. Pertenecer a una asociación de afectados te hace sentir menos solo.
Existe bibliografía que puede ser de utilidad a la hora de tener información sobre el tema.

El Día Mundial contra el Cáncer de Mama es un buen día para concienciar a nivel social sobre la necesidad de apoyo que tienen todas aquellas personas que han sufrido la enfermedad y para las que lo pueden sufrir en el futuro.

La relación entre el dinero y la felicidad

Money Hand Holding Bankroll Girls February 08, 20117

El dinero es un factor muy importante en relación con la felicidad, es decir, es fundamental tener una estabilidad económica para tener una seguridad vital y no vivir con la angustia constante de no saber qué pasará mañana.

Este es uno de los grandes problemas de la crisis económica que afecta a tantas familias. De hecho, la angustia no sólo afecta a los desempleados sino también, las personas que tienen un trabajo pero viven con la angustia de no saber si su suerte puede cambiar en algún momento.

El dinero no da la felicidad pero ayuda, al menos, contar con recursos económicos es una premisa importante para llevar a cabo ciertos planes en tanto que la vida humana también tiene un aspecto material.

Ahora que llega la Navidad, los problemas económicos se convierten en una doble fuente de frustración porque esta época del año, de por sí, está asociada con los gastos extra de los regalos, la preparación de un menú especial y la solidaridad de ayudar a los demás.

Sin embargo, la crisis económica también nos está dando la enseñanza de que conviene dar valor a lo esencial y reducir el poder del consumismo propio de la sociedad actual cuando el tener puede llegar a ser más importante que el ser y de una forma totalmente equivocada.

El dinero no da la felicidad porque además, existen cosas que el dinero no puede comprar, por ejemplo, el cariño de otra persona, el amor, la voluntad ajena o la salud. Sin embargo, el dinero sí es un factor determinante para lograr objetivos importantes en la vida como tener un hogar para tener una vida feliz o tener una despensa saludable para preparar la comida cada día.

El dinero es un factor importante de la vida, por ello, también es fundamental pensar en el ahorro como una herramienta de apoyo.

Cómo juzgar menos a los demás

 El turista accidentado

Existe un error habitual que cometen muchas personas al juzgar a los demás en situaciones cotidianas. El juicio de valor suele ser muy injusto puesto que se sentencia como una afirmación de carácter absoluto. Para juzgar menos a los demás, conviene tener presente que una persona desde fuera no puede tener la perspectiva general de una situación vinculada con alguien ajeno. Por tanto, toma esta distancia con la prudencia que te reporta mirar desde el otro lado de la barrera.

Por otra parte, tienes que partir de la premisa real de que cada persona es distinta, por tanto, existen tantas formas de ver el mundo como personas habitan en él. Por tanto, cuando des mucho peso a tu criterio recuerda que tu opinión también es relativa si tienes en cuenta que incluso, tu mejor amigo es muy distinto a ti. No existen dos personas que puedan ser tratadas como si fuesen dos fotocopias. En ese caso, las personas no serían tal y serían objetos.

Escucha abiertamente y con la mente atenta en el mensaje externo lo que otra persona tiene que decirte. Deja la censura  interior de prejuicios y sé observador para aprender algo bueno de los demás.

Recuerda que las diferencias personales son una oportunidad para aprender de los otros. El mundo sería muy aburrido si las personas estuviesen hechas a partir de un único modelo. Cuando estás con personas que toman la costumbre de criticar                a los demás, marca límites claramente, cambia de tema y explica que a ti no te gusta ese juego. Criticar a los demás no te aporta nada bueno por ello, invierte tu tiempo en algo que te haga crecer a ti.

Piensa en positivo y trata a los demás en la forma y en el modo en que te gustaría ser tratado a ti. Con respeto, atención y cariño.

Nuestra ropa también habla de nosotros

Dentro del conjunto de aspectos que determinan la comunicación no verbal, existe uno que, muchas veces, no es tenido en cuenta con la debida importancia, pero que sin embargo tiene un gran efecto a la hora de ayudar a formar una opinión sobre los demás y sobre nosotros mismos. Estamos hablando de la ropa y los complementos que elegimos para vestirnos en nuestro día a día. A pesar de que la moda o el estilo personal pueden ser considerados como algo secundario a la hora de juzgar nuestra personalidad y/o actitudes profesionales, lo cierto es que éste es un elemento clave a la hora de causar una primera impresión en situaciones determinantes, como por ejemplo una entrevista de trabajo.

Y es que, a través de la ropa (y también de cómo la llevamos), enviamos determinados mensajes al resto de la sociedad. A veces lo hacemos de forma intencionada y consecuente: tenemos el propósito de dar una imagen de nosotros mismos y lo potenciamos a través de la ropa, dando una entidad visible a nuestra personalidad. Otras veces, sin embargo, actuamos de forma inconsciente, aunque el efecto sobre los demás termina siendo el mismo. A través de la información que podemos emitir y recibir, conformamos opiniones sobre los otros (y también somos objeto de opiniones ajenas); y esto no es el resultado de un sólo elemento, sino de todo un conjunto de variables.

Por ejemplo, hay colores determinados con los que podemos transmitir sensaciones concretas. No es casual que, en los entierros, se deba llevar ropa en tonos discretos; por regla general, los colores llamativos resultan inapropiados en un ambiente así, o incluso una falta de respeto. De la misma manera, es lógico que, cuando elegimos la ropa que llevaremos en una entrevista de trabajo, estemos dando información sobre nosotros mismos de antemano. El uso de colores sobrios puede representar discreción y seriedad; los colores más fuertes pueden revelar una personalidad acorde y, quizás, liderazgo. Una indumentaria indebida, como pueden ser piezas de ropa demasiado provocativas o informales, pueden situarnos automáticamente fuera de un proceso de selección.

Lo mismo sucede en nuestros puestos de trabajo; los empleos de oficina o aquellos relacionados con el mundo empresarial o de negocios suelen conllevar un estilo de ropa más elegante y formal, mientras que otras ocupaciones pueden requerir estilismos más elaborados, llamativos o alegres. Cuando vamos a una tienda de ropa, esperamos que tanto los dependientes como las dependientas vistan una ropa acorde a la imagen del negocio (ya sea vistiendo la misma ropa de la marca o una estética similar). De igual forma, cuando asistimos a una reunión o una conferencia en nombre de nuestra empresa, se espera que demos una buena imagen de nosotros mismos, ya que en ese momento la estamos representando. Por eso, una ropa inadecuada, puede ser un error que tenga consecuencias importantes en nuestra actividad laboral.

Finalmente, hay que tener en cuenta como, muy a menudo, nuestros estados emocionales influyen en la ropa que elegimos llevar. Es posible que, de forma inconsciente, elijamos piezas de ropa más oscuras y discretas cuando nuestro estado emocional no se encuentra en su mejor momento; y, evidentemente, existe una correlación directa entre nuestra personalidad (o la que queremos transmitir) con la ropa que escogemos.

En conclusión, el conjunto de nuestra indumentaria, desde la ropa hasta los complementos, pasando incluso a otros aspectos como son el peinado, el calzado o si llevamos o no tatuajes, ejercen de prisma a través del cual proyectamos parte de nuestra personalidad y de nuestro estado anímico. Ser consecuentes con nosotros mismos y adaptar esa línea a cada situación (por motivos externos como un puesto de trabajo o una circunstancia determinada) son aspectos que deberemos sopesar para ser consecuentes (o no) en el día a día e, incluso, para tener éxito en determinados ámbitos.

Todos somos un poco niños

 children on the bus

Hoy se celebra el Día Mundial del Niño en la que el objetivo es defender los derechos de los más pequeños de la casa. Pero sin duda, también es una buena ocasión para recordar que todos somos un poco niños porque envejecer supone sumar vida y experiencias, todos vamos quemando etapas pero la huella de la niñez sigue vigente en el interior del alma humana.

Los recuerdos de la infancia son los que afloran con más nitidez en la vejez. Por ello, hoy es un buen día para reflexionar sobre la importancia de mimar con cariño a ese pequeño que todos tenemos de nosotros mismos y que sigue siendo vulnerable y requiere de la protección del yo adulto.

El yo interior se muestra a través de la risa, el llanto, la sonrisa, las ilusiones de presente, la alegría, las emociones… Pero además, los recuerdos de la niñez pueden venir a la mente de una forma inconsciente en cualquier momento. Conviene tratar a ese niño interior con mucho cariño y comprensión porque son dos ingredientes necesarios para la autoaceptación.

Asume tu vida tal y como ha sido, con todo lo bueno y lo menos bueno que ha tenido ya que todo forma parte de tu historia y gracias a todo lo que has vivido estás aquí hoy. Existen abuelos que reviven su niñez al ver la ilusión en sus nietos. Del mismo modo, con el paso del tiempo pueden surgir muchas añoranzas y nostalgias.

Con motivo del Día Mundial del Niño es una buena fecha dar amor a ese niño interior que sigue siendo pequeño a pesar del paso del tiempo. Dedicar atención a ese niño interior te ayuda a estar bien contigo mismo y a sentirte mucho más joven. Es decir, puedes ser un adulto joven de espíritu.

Disfruta del momento y de la vida con mucha ilusión, como cuando eras un niño.

Cómo cortar una relación tóxica

love is in the air, love is everywere

Existen relaciones que son dañinas y destructivas, relaciones tóxicas que van en contra de la salud emocional. Por ello, cuanto antes lleguen a su fin este tipo de vínculos, mucho mejor porque acabar con este tipo de lazos te ayuda a liberarte de penas. Te damos las claves para acabar con una relación tóxica:

1. En primer lugar, analiza cómo te hace sentir a ti la compañía de la otra persona y haz balance al final del día, sobre cómo te sentías junto a esa persona. Las emociones agradables te hacen sentir muy bien, en cambio, cuando sientes emociones desagradables terminas agotado y cansado.

2. Piensa en lo que de verdad necesitas. Piensa en si quieres seguir encerrado en la rueda de la negatividad o prefieres abrir la puerta del pensamiento positivo, la ilusión y las ganas de vivir.

3. Sonríe a la vida por todo lo bueno que puede ofrecerte. Por tanto, anímate a dar la espalda a una relación destructiva. Cierra los ojos e imagina cómo te gustaría que fuese tu vida. Después, elabora un plan concreto para lograr ese sueño de verdad.

4. Cuida de ti y recuerda que el amor es en primer lugar quererte a ti mismo. Cuando una relación te hace daño a ti, entonces, ha llegado el momento de acabar.

5. Escucha los comentarios de las personas que te quieren de verdad, los comentarios de tu familia y de tus amigos, porque te dirán cosas que tú a lo mejor no ves desde dentro de la relación.

6. Borra el número de teléfono de la otra persona y busca lo mejor para ti en tu vida. Existen muchas personas en el mundo a las que puedes conocer y descubrir.

7. El amor es sinónimo de felicidad, ilusión, esperanza y confianza. El amor tóxico es sinónimo de destrucción, dolor, heridas y tristeza.

Piensa en ti para ser feliz

Possibilidades

Piensa en ti para ser feliz sin creer que es egoísta darte importancia a ti mismo en tu propia vida. Si tú no lo haces, entonces, nadie lo hará de la forma que esperas y necesitas. La vida es bella y es importante recordarlo todos los días, para ello, piensa en ti para ser feliz, no te tomes las cosas tan en serio, también es importante recordar que la vida es una fiesta que tiene un punto de frivolidad.

Piensa en ti desde todos los puntos de vista. En primer lugar, en el plano personal, es importante que pienses en la recta final de año qué cambios te gustaría hacer en tu vida para vivir mejor y ser más feliz el próximo año. De lo contrario, si sigues haciendo lo mismo, entonces, estarás estancado en el mismo punto. Existen personas que son expertas en posponer sus decisiones de amor, como si los asuntos del corazón se solucionaran por sí mismos cuando en realidad, no es así.

Piensa en ti para ser feliz también a nivel laboral. Es decir, si haces un trabajo que no te gusta, entonces, no te conformes por el simple hecho de que estamos en un momento de crisis y que no es fácil encontrar trabajo. En realidad, mientras tú crees en ti mismo, todo lo demás es posible. Busca tu vocación, persigue tus sueños, sé constante, abre nuevas puertas y piensa que todo es posible porque los límites están más en la mente que en la realidad.

También es muy importante que pienses en ti para cuidar tu salud. Por ello, con la llegada de 2014 es un momento excelente para establecer compromisos saludables, por ejemplo, dejar de fumar, salir a caminar todos los días, tener una alimentación saludable…

Piensa en ti y deja de lado los prejuicios que te llevan a creer que pensar en uno mismo es un síntoma de egoísmo y de vanidad.

Consejos para no pensar solo en ti

Double The Love

Pensar en ti es muy importante porque la vida se vive en primera persona. Eres tú quien tomas tus propias decisiones y te conviertes en responsable de tus éxitos pero también, de tus fracasos personales. Pero en la vida, es muy importante no pensar solo en ti porque corres el riesgo de terminar agotado por tanto egoísmo y vanidad. La vida vista desde la cima del yo gigante no parece del todo tan bonita como se puede imaginar en un primer momento. Cuanto más caprichosa es la voluntad, más sufre la persona.

1. En primer lugar, puedes realizar el ejercicio positivo de llevar a cabo con regularidad una buena acción y evitar comentar este hecho con alguien más. Se trata de que solo tú sepas que has hecho un bien sin necesitar de la aprobación y de las felicitaciones de terceros puesto que eres una persona madura capaz de felicitarte tú a ti mismo y sentirte bien con lo que has hecho. No existe ningún premio mayor que el de saber que has hecho una buena obra.

2. En una sociedad marcada por la profunda crisis económica en la que es una urgencia la colaboración social de ayudar a los demás, también puedes colaborar como voluntario en diferentes organizaciones. Existen muchas formas de ayuda social y no todas ellas tienen que ver con el dinero. Es decir, puedes dar parte de tu tiempo y en ese caso, compartes tu esfuerzo y tu trabajo por un objetivo digno. Descubrirás como todo voluntario, que quien se da a los demás, recibe mucho más de lo que ofrece.

3. Cuando quedes a tomar un café con un amigo al que no ves hace un tiempo en vez acaparar todo el rato el turno de palabra para hablar de ti al otro y contarle qué ha sido de tu vida en los últimos meses, intenta ser generoso, haz preguntas, escucha atentamente y muestra interés por el otro.

Cómo tomarte la muerte con sentido del humor

Happiness - Summer 2008

Hoy es un día muy especial para muchas personas que quieren rendir un merecido homenaje a todos los seres queridos ausentes en el día 1 de noviembre, día de Todos los Santos, fecha en la que se venden más flores naturales y artificiales para llevar a la tumba de familiares cercanos.

Sin embargo, la muerte se convierte en ese fantasma que al más puro estilo de Halloween produce mucho temor a muchas personas que viven sometidas al miedo de lo desconocido. Lo que de verdad produce la muerte es miedo no tanto al final de la existencia como al hecho de no saber qué viene después.

Muchas personas tienen creencias religiosas a las que se agarran con fuerza para superar este miedo a la muerte, sin embargo, el humor también es muy importante para relativizar este temor y para burlar la muerte con la alegría que produce la vida.

1. En primer lugar, tómate la vida con más sentido del humor como si fuese un chiste. Es un error llevarlo todo al drama de tomarte las cosas demasiado en serio.

2. Disfruta del momento presente de verdad y cuando a tu mente venga el temor a la muerte, plantéate qué puedes hacer para aprovechar ese instante, es decir, para vivir de verdad y para ser feliz.

3. El tiempo pasa de una forma inevitable y cuando das espacio en tu vida al miedo, te pierdes muchos matices de la existencia. En ese caso, disfruta del momento presente con la ilusión de saber que no existe mejor momento que este.

4. Ríete de ti mismo, asume las críticas, tómate la vida como un juego en el que nunca pierdes sino que siempre ganas porque cada día aprendes algo nuevo.

5. Reflexiona en este día de Todos los Santos sobre los diez motivos que tienes para ser feliz de verdad a partir de ahora.

Cómo canalizar el exceso de sensibilidad

Cómo canalizar el exceso de sensibilidad

La sensibilidad es muy buena y muy oportuna porque es un rasgo típicamente humano. Las personas no sólo somos razón, es decir, pensamos y tener la capacidad de reflexionar pero también, tenemos un corazón grande que siente. Una persona de buen corazón se alegra por las cosas positivas y sufre ante las tristezas.

El exceso de sensibilidad se vuelve en contra de quien sufre en exceso por comentarios que alguien ha hecho o por sucesos externos que en realidad, es importante aprender a relativizar para no vivir con el corazón en un puño las 24 horas del día. Es vital buscar el equilibrio entre razón y corazón para vivir en armonía y con seguridad en uno mismo.

1. En primer lugar, conviene analizar la causa de ese exceso de sensibilidad porque puede indicar que algo está pasando en el mundo emocional de la persona y conviene pedir ayuda a tiempo. Si ese exceso de sensibilidad interfiere en tu vida de una forma negativa en cualquier momento, entonces, reflexiona.

2. Además, también puedes poner en práctica el sentido del humor para reírte más no sólo del entorno, sino también, de ti mismo y de todo aquello que puede ser visto bajo la óptica de la ironía. La vida es una fiesta en la que lo importante es disfrutar.

3. Canaliza la sensibilidad a través del arte, por ejemplo, puedes utilizar la práctica de la escritura para redactar en un diario todo aquello que te afecta, describir lo que hay en tu corazón y tener claridad de ideas. Cuando estamos desbordados por una emoción no podemos pensar con claridad.

4. Evita hacer hipótesis y juicios de valor cuando te falta información para analizar una situación desde el punto de vista global y general.

5. No hagas como que algo no te ha dolido cuando en realidad sí que te ha herido, no tapes tu verdadero modo de ser y sé tú mismo.

Foto – Autoayúdate