Cómo sobrevivir en positivo a la jubilación

IMG_2710

La jubilación puede ser una etapa de la vida muy buena y muy positiva, sin embargo, este capítulo se hace especialmente difícil para tantas personas que se han volcado en exceso en su trabajo a lo largo de su trayectoria profesional o para todos aquellos trabajadores que asocian su valía personal con su prestigio profesional y con su puesto de trabajo.

El trabajo llena muchas horas de nuestra vida, nos da muchas satisfacciones pero también, nos da muchos quebraderos de cabeza en nuestro día a día. Por suerte, la jubilación es ese premio vital a tantos años de esfuerzo, constancia y sacrificio. Merece la pena verlo de esta manera para vivir con la satisfacción de saborear la dulzura de la vida con el corazón muy vivo porque las ilusiones van más allá del trabajo.

De hecho, las personas que lo deseen pueden seguir sintiéndose muy activas buscando, por ejemplo, la ocupación de un proyecto de voluntariado que muestra un ejercicio profesional no remunerado. Sin embargo, quien lo realiza se siente muy valorado y reconocido por los demás ya que los entornos de voluntariado son muy enriquecedores a nivel humano.

Del mismo modo, la etapa de la jubilación también es el momento ideal para cultivar las aficiones. Por ejemplo, para leer libros, hacer un curso de escritura creativa, aprender a coser, hacer taichí, asistir a clases de bailes de salón, viajar y conocer el mundo, aprender a cocinar postres especiales… Existen muchas aficiones que pueden llenar tu vida, puede que ya tengas claro qué te gusta o también puede que descubras una nueva área a partir de los 65 años cuando sabes mejor qué quieres, quién eres y qué te gustaría hacer con tu vida y en qué quieres ocupar tu tiempo.

La vida va más allá de la edad, y una persona jubilada tiene por delante una etapa vital excelente para saborear la vida desde el relax de la serenidad.

Diez tips para superar las malas noticias

Truli - neg  008 Rolleiflex, Carl Zeiss Planar 3.5

Las malas noticias no siempre son fáciles de asimilar, en ocasiones, caen como un chaparrón en la mente del protagonista. Sin embargo, la actitud puede ser determinante para superar las malas noticias con confianza en uno mismo y mucha seguridad. Te damos las claves para asimilar una mala noticia y pasar página cuanto antes:

1. En primer lugar, asume las malas noticias como una parte natural de la vida. Es decir, la vida es así.

2. No asumas la mala noticia en solitario, compártela con alguien porque es muy sano cargar con el peso del dolor gracias a la ayuda de una mano amiga.

3. Nunca te sientas culpable ante una mala noticia. Diferencia entre aquello que depende de ti y lo que no está en tu mano cambiar.

4. Piensa en el lado positivo de lo que ha pasado porque seguro que si te esfuerzas en buscar un pequeño detalle, seguro que encuentras alguna razón por la que puedes pensar en positivo en medio de la decepción.

5. Date unos días para asumir la realidad porque cuando algo duele de verdad, es importante que te des un margen de tiempo para aceptar el curso de los acontecimientos. Especialmente si lo que ha pasado ha roto tus expectativas.

6. Llora si lo necesitas, es decir, expresa tus emociones y tus sentimientos con mucha naturalidad.

7. Descansa, escucha las sensaciones de tu cuerpo, no fuerces la máquina. Ante la tristeza, es normal sentir apatía y desmotivación porque la tristeza te deja más bajo de energía.

8. Cuida de ti y piensa en qué vas a hacer a partir de ahora.

9. Puedes utilizar la escritura como un medio de expresión del dolor interior. Una simple libreta y un bolígrafo pueden darte mucha paz interior.

10. No ignores lo que ha pasado, no es una buena idea reprimir emociones.

Cómo ser un buen invitado

Happy building

Las relaciones personales forman parte de la vida cotidiana de las personas. Es muy importante tomar conciencia de la necesidad de cultivar las relaciones personales. La verdad es que en la actualidad, en medio de la crisis económica, cada vez tienen más protagonismo los planes en casa porque son mucho más económicos. Por ello, en el caso de que acudas como invitado a casa de un amigo es positivo que tengas en cuenta estos consejos no sólo para causar una buena impresión sino también para cuidar esa relación con cariño.

1. En primer lugar, es un gesto de cortesía llevar algún detalle al evento en gesto de gratitud. Por ejemplo, si te han invitado a cenar, puedes animarte a llevar una botella de vino. Otro gesto que también se valora mucho es que te animes a preparar un postre casero especial para la ocasión. Cocinar para otras personas es un gesto de cariño.

2. Llega puntual a la cita pero no antes de la hora marcada. De hecho, cuando se trata de ir a casa de otra persona puede ser muy positivo llegar cinco minutos tarde, así das más tiempo al anfitrión para que prepare todo con tranquilidad. Igual de importante es no demorar en exceso el regreso a casa.

3. Cuando llegues a casa de otra persona, siéntate en el salón o en la cocina, en función del lugar al que te guíe el anfitrión.

4. Puedes corresponder a la invitación que has recibido con un gesto tan sencillo como el decir al anfitrión que te gusta mucho la decoración de su casa.

5. Si te han invitado a ti a una casa para preparar un plan sé muy respetuoso y no lleves a nadie más ya que el hogar es un espacio de intimidad y de privacidad. En caso de que quieras ir acompañado por tu pareja, puedes hablarlo con el anfitrión para saber sus planes.

Tintura de Yumel: el remedio homeopático para cólicos y colesterol

Captura

 

Colesterol, piedras en el riñón, cálculos biliares. Son problemas de salud que afectan a un gran número de población. En estos casos, a menudo la medicina alternativa puede ser una buena ayuda para combatir los síntomas, reducir las molestias o, incluso, para curar estas dolencias. La Tintura de Yumel (de Medicor) es un producto homeopático que proporciona buenos resultados en varios de estos problemas. Se trata de un preparado que se dosifica en gotas y que prácticamente no tiene contraindicaciones. Basta con teclear en cualquier buscador de internet las palabras Yumel homeopatía para darnos cuenta de lo extensamente documentadas que están sus propiedades beneficiosas para la salud. En naturafusion dispones de varios medicamentos que puedes comprar online.

Veamos cómo la tintura de Yumel puede ayudarnos en cada caso concreto:

-. Cálculos Biliares: las piedras que se forman en la vesícula pueden provocar dolor en la parte superior derecha o media del abdomen, que puede ser constante o de tipo cólico, además de fiebre y coloración amarillenta de la piel y de los ojos (ictericia), entre otros. La Tintura de Yumel tiene propiedades para ayudar a deshacer éstos cálculos y para facilitar su expulsión.

-. Piedras en el riñón: las piedras en el riñón son mucho más dolorosas que las que se forman en la vesícula o en las que se encuentran en los conductos biliares. La mayoría de las piedras renales se eliminan del cuerpo de forma natural, pero en ocasiones las piedras pueden atorarse en las vías urinarias, bloquear el flujo de orina y/o causar un gran dolor. En estos casos, la Tintura de Yumel (la de Medicor es la más recomendada) puede ayudar a su eliminación de forma natural.

-. Colesterol: la dieta es uno de los pilares básicos para mantener el colesterol a raya. Sin embargo, no siempre es posible controlarlo sólo con la alimentación (especialmente cuando se trata de colesterol hereditario). Por eso, podemos servirnos de ayudas naturales como la homeopatía u otros remedios. La Tintura de Yumel puede ayudar también como coadyuvante en algunos casos de colesterol elevado.

¿Cómo se toma?

La Tintura de Yumel es un producto natural y homeopático y se presenta en forma de líquido, por lo que su posología es muy cómoda y se administra vía oral. Basta con disolver 20 gotas en un vaso pequeño de agua 3 veces al día antes de los alimentos. De esta manera ya podremos beneficiarnos de todas sus propiedades tanto en lo referente a las piedras en los riñones o la vesícula como en lo relativo al colesterol o los triglicéridos elevados.

 

Envejecer con salud emocional

Talking Cumplir años es ley natural puesto que soplar más velas en la tarta de cumpleaños cada año es una suerte y todo un privilegio vital que no todas las personas tienen. El misterio del tiempo trasciende las razones de la lógica a nivel humano.

1. En primer lugar, para tener una buena calidad de vida a nivel emocional también es muy importante que realices ejercicio físico, por ejemplo, salir a caminar todos los días es una costumbre muy sana para personas de todas las edades ya que a través de un paseo acabas con el sedentarismo. Por otra parte, al salir a dar un paseo también respiras aire puro, te obligas a ti mismo a salir a la calle, ver otras caras, conocer gente nueva y desconectar de tu propia rutina.

2. Tener una mascota también es muy sano para poder tener una ocupación, alguien a quien cuidar, una compañía y una ilusión. Los animales también son muy fieles, el perro es el símbolo por excelencia de la fidelidad que un perro tiene hacia su amo.

3. Disfruta del momento presente, es decir, cumplir años en el calendario también implica tener el realismo de saber que por lógica, queda menos tiempo de vida, sin embargo, el carpe diem es vital en nuestro día a día. Es decir, es muy efectivo tener calidad de vida y mucha ilusión dando valor a la magia de este instante.

4. Cuida de ti mismo y conviértete en tu prioridad. Existen personas que cuando son abuelas, cuidan de sus nietos renunciando incluso a su propio tiempo y a su espacio personal. Sin embargo, disfruta de tu jubilación, siente la magia de la propia vida y sonríe como mereces porque es tu vida y estás en tu momento.

5. La vida es maravillosa en cualquier momento de la vida, por tanto, saca partido a tus vivencias.

6. Sigue las indicaciones médicas para cuidar de ti mismo porque es el experto que puede orientarte en temas de salud.

7. Ama la vida como la vida te ama a ti.

Cómo hacer frente al cáncer de mama

19-OCTUBRE

El cáncer de mama es una realidad dura, el diagnóstico produce un impacto emocional importante en la paciente no sólo por las connotaciones que tiene la palabra cáncer sino también, por todo el desconocimiento que gira alrededor de esta dolencia. Hacer frente al cáncer de mama es una lucha paulatina y gradual, un camino de largo recorrido que conviene afrontar con confianza.

En primer lugar, es fundamental que tengas confianza plena en los médicos, preguntes todas tus dudas para quedarte tranquila y no arrastrar la inquietud que produce la incertidumbre, saber cada paso del proceso médico… Los médicos realizan una gran labor en el ámbito de la salud.

Pero además, también es importante aprender a delegar y asumir que a partir de ese momento, durante una temporada, la paciente necesita del apoyo de la familia y de los amigos. En esa fase puede recoger todo el cariño que ella ha sembrado previamente en forma de amor. Existen mujeres que se exigen mucho a sí mismas pero en una etapa así tienes que asumir que tú eres tu máxima prioridad, tu mejor amiga y ponerte bien es lo más importante.

Haz tuya la máxima del carpe diem, vive el día a día y no pienses en qué puede pasar mañana porque el futuro es imprevisible. Estar en contacto con una asociación de personas afectadas por esta enfermedad es un apoyo a nivel emocional a la hora de contar con un entorno propicio para compartir dudas, contar tu historia, resolver tus preguntas, exteriorizar tus miedos y hablar con total libertad sobre cualquier asunto que venga a tu mente. Pertenecer a una asociación de afectados te hace sentir menos solo.
Existe bibliografía que puede ser de utilidad a la hora de tener información sobre el tema.

El Día Mundial contra el Cáncer de Mama es un buen día para concienciar a nivel social sobre la necesidad de apoyo que tienen todas aquellas personas que han sufrido la enfermedad y para las que lo pueden sufrir en el futuro.

La relación entre el dinero y la felicidad

Money Hand Holding Bankroll Girls February 08, 20117

El dinero es un factor muy importante en relación con la felicidad, es decir, es fundamental tener una estabilidad económica para tener una seguridad vital y no vivir con la angustia constante de no saber qué pasará mañana.

Este es uno de los grandes problemas de la crisis económica que afecta a tantas familias. De hecho, la angustia no sólo afecta a los desempleados sino también, las personas que tienen un trabajo pero viven con la angustia de no saber si su suerte puede cambiar en algún momento.

El dinero no da la felicidad pero ayuda, al menos, contar con recursos económicos es una premisa importante para llevar a cabo ciertos planes en tanto que la vida humana también tiene un aspecto material.

Ahora que llega la Navidad, los problemas económicos se convierten en una doble fuente de frustración porque esta época del año, de por sí, está asociada con los gastos extra de los regalos, la preparación de un menú especial y la solidaridad de ayudar a los demás.

Sin embargo, la crisis económica también nos está dando la enseñanza de que conviene dar valor a lo esencial y reducir el poder del consumismo propio de la sociedad actual cuando el tener puede llegar a ser más importante que el ser y de una forma totalmente equivocada.

El dinero no da la felicidad porque además, existen cosas que el dinero no puede comprar, por ejemplo, el cariño de otra persona, el amor, la voluntad ajena o la salud. Sin embargo, el dinero sí es un factor determinante para lograr objetivos importantes en la vida como tener un hogar para tener una vida feliz o tener una despensa saludable para preparar la comida cada día.

El dinero es un factor importante de la vida, por ello, también es fundamental pensar en el ahorro como una herramienta de apoyo.

Diez derechos importantes para proteger tu felicidad

Femme Fatale

La felicidad es una conquista personal, un trabajo que depende de ti y al que tienes que dar valor porque la aventura de la existencia es un regalo maravilloso en tu día a día. Existen derechos personales que cuando los defiendes, también te sientes mucho mejor contigo mismo.

1. En primer lugar, tienes el derecho de vivir en base a tus decisiones, sin necesitar de la aprobación constante por parte de los demás. A nivel de amigos y de familia, también es posible cometer el error de dar consejos a otra persona cuando no los ha pedido porque lo único que quiere es ser escuchada.

2. Tienes derecho a buscar tu felicidad en el trabajo porque un empleo es un medio de desarrollo personal.

3. El derecho a recibir todo el cariño del mundo por parte de tus seres queridos, por tanto, te mereces lo mejor y debes recordarlo para cuidar tu autoestima.

4. El derecho a tener tu propio espacio y estar solo incluso cuando otras personas quieren quedar contigo o estar a tu lado. Es importante defender el derecho a la soledad para que no interfiera en otros ámbitos de tu felicidad.

5. El derecho a vivir en letras mayúsculas porque lo verdaderamente triste es no pisar con fuerza por el mundo, es decir, no dejar tu propia esencia.

6. El derecho a ser tú mismo en cualquier circunstancia porque eres una persona única y como tal tienes derecho a manifestarte.

7. El derecho a vivir con ilusión, pero también, el derecho a tener tristeza porque el mundo emocional es único e irrepetible.

8. El derecho al silencio, es decir, el derecho a la calma y la tranquilidad. Un derecho que dependiendo de las circunstancias, puede ser todavía más prioritario. Por ejemplo, en la enfermedad.

9. El derecho a tener momentos de poca asertividad porque no existe un ser humano perfecto.

10. El derecho a vivir el presente de verdad.

Apártate, que no me dejas ver el sol, digo… la pantalla

Si no fuera algo tan serio, sería como para partirse de risa. Porque, vamos a ver: juguemos a despojar a la cosas de su nombre. Imaginemos que no existen términos obsesión, compulsión, fobia social y media docena de ellos de sentidos y usos similares. Dejamos un punto y aparte para darte tiempo a que te mentalices.

A ver, que te cuento el caso: es el de un conocido cuyo nombre vamos a inventarnos… Diógenes, en honor al carismático villano creado por Douglas Preston y Lincoln Child, Diógenes Pendergast. Pues bien: hablaba el otro día (ayer) con Diógenes –tras meses de no saber de él más que por el servicio de mensajería de una página web (El Messenger, hombre) sobre ordenadores, que es un tema que nos encanta a ambos… Y me dejó de piedra. Pómez.

Resulta que aquí, a mi amiguete, se le han quedado pequeños seis discos duros de dos teras… Miles de horas de música y vídeo, que no va a tener tiempo de escuchar y ver por muchos años que viva, ocupado espacio tontamente, sin orden ni concierto; docenas de programas, cada cual más absurdo… Y Diógenes que ha decidido que prefiere gastarse el dinero en otro disco duro antes que eliminar películas que sabe que no le van a gustar y música que le parece aburrida.

Diógenes sufre un Diógenes digital

Como en el primer párrafo hemos decidido renunciar a las denominaciones que la ciencia le ha dado a los comportamientos desordenados, ahora me toca instarte a que encuentres un nombre para lo de este caballero. Vale: ahora uno que no sea insultante o irrespetuoso. No es tan fácil, ¿verdad?

Venga, pues, retomemos la posibilidad de llamar a las cosas por su nombre ¿A qué te recuerda el comportamiento de mi amigo? Piensa en esas noticias que de vez en cuando se cuelan por el telediario de una persona a la que los bomberos han tenido que rescatar de su propia casa. Ya ves que el sobrenombre de mi conocido, además de para ocultar su personalidad, nos viene muy bien para el tema que tratamos: el Síndrome de Diógenes, sólo que en tiempos modernos lleva, como no, el apellido de digital.

La frase maldita: “Por si acaso”

El desorden queda definido en parte por la conducta de mi conocido: acumular archivos y programas que no son necesarios por el mero hecho de acumularlos, de forma desordenada, compulsiva. El motivo por el que mantiene en sus unidades tal cantidad de, llamémosla usando su recto nombre, basura (lo es, por muy digital y binario que sea su formato) es el famoso “por si acaso”.

El mero hecho de pensar en borrar un solo bit le produce a Diógenes una sensación de ansiedad tal que con sólo mencionárselo se le tensan los músculos de los hombros, tanto que podrían doblarse barras de acero sin siquiera dejarle marca.

Sus archivos son sus “tesoros”: una discografía descargada por el hecho de que escuchó una canción que le gustó, o los veinte libros de un escritor cuya entrevista emitieron una vez por televisión; programas que no ha sabido ejecutar… En fin: imagínate esos discos duros.

No se vayan todavía…

Ciertamente, todos tenemos un poco de este síndrome (quien no se haya descargado un disco por una canción o una peli por una crítica, que tire la primera piedra –virtual, por si acaso-), pero la diferencia, como cuando hablamos de cualquier otro trastorno se da cuando se convierte en una costumbre y la costumbre en una manía que acaba a su vez condicionándote la vida.

Efectivamente, el Diógenes(el síndrome) virtual es tan grave como la forma en la que nos condiciona –falta de relaciones sociales, falta de higiene, cambios de humor…- o nos molesta sufrirlo… Y afecta a los demás, claro.

Pero, ¿qué causas se encuentran en la raíz de este mal? Buena pregunta. Sin duda…

Tal vez podamos bucear en infancias, subconscientes, traumas… Pero no parece que haya una causa clara, un desencadenante más o menos universal. Es posible que sólo nos quede ser conscientes de los posibles síntomas y, antes de que nos condicionen, ponerles remedio.

Todo tiene solución… incluso lo tuyo

¿Remedio? Pues sí, lo tiene: para empezar, hay que detectar el desorden y evitar que el enfermo vuelva a las condiciones de aislamiento en las que solía hallarse. A veces, es preciso tratar alguna patología asociada como una depresión o delirios crónicos y, en casos extremos, se recomienda internar a esta persona en una residencia adecuada.

A ver, a ver… que ya te veo marcando el número del sanatorio… Que lleves diez días alimentándote a base de pizza, bajándote las series de televisión de cuatro en cuatro, sin mudarte de ropa, con unas uñas en los pies que parecen las zarpas de un tigre y levantándote, sin que nadie te llame, a las tres de la tarde no quiere decir (necesariamente) que estés enfermo. Ocurre que estás… “de Rodríguez”.

Cómo elegir un buen regalo de Navidad

Mitzu y el espiritu navideño

Elegir un buen regalo es un proceso que muestra interés y dedicación para comprar un bonito detalle hacia un ser querido especial. Por ello, te orientamos para hacer tus compras de fin de año y acertar con tus sorpresas.

1. En primer lugar, piensa en los gustos que tiene el destinatario y deja de lado tus propios gustos, de lo contrario, solo conseguirás comprar algo que te encante a ti pero que no guste al destinatario.

2. Un buen regalo es aquel que encaja con la personalidad del destinatario y con su modo de ser.

3. Es básico que te marques un presupuesto de cuánto estás dispuesto a gastar en la compra de tu regalo de acuerdo a tus circunstancias personales y a tu sueldo. Recuerda que no por comprar un regalo caro estás demostrando más amor hacia otra persona. Con un detalle económico puedes dar las gracias de verdad a un amigo o a un familiar.

4. Si quieres acertar al cien por cien con un regalo, entonces, también puedes pedir asesoramiento a alguien muy cercano al destinatario de tu regalo, alguien que pueda orientarte sobre aquello que le gusta y aquello que no le gusta. Este tipo de orientación es básica en caso de que quieras hacer una compra musical o literaria. Te vendrá muy bien saber qué tipo de literatura gusta al destinatario de esa sorpresa o quién es su cantante favorito.

5. Valora la posibilidad de hacer un regalo colectivo junto con otras personas de la familia. Así podéis hacer un regalo más importante que en caso de optar por un detalle individual con menos presupuesto.

6. Busca en distintas tiendas y compara diferentes precios.

7. Recuerda que puedes hacer tus compras en tiendas online ya que además, existen tiendas que te ofrecen los gastos de envío gratis a partir de una cantidad. En ese caso, es muy cómodo recibir la sorpresa en casa.