Pensamiento positivo en un proceso psicológico

Maria Grazia Mattei & Others alla Social Media Week Rome

Hacer un proceso psicológico no es una tarea sencilla, es decir, es difícil ver los resultados de mejora en un periodo a corto plazo porque produce mucho dolor y mucho sufrimiento mirar dentro de uno mismo en una terapia en la que un paciente pone en juego muchas cosas.

A lo largo de un proceso psicológico, un paciente tiene que enfrentarse a fantasmas que están ahí por mucho que los haya ignorado durante un tiempo. Además, un proceso psicológico también puede producirse en un momento en el que el paciente no cuente con una buena predisposición hacia el mismo.

Esto es lo que sucede cuando acude a la consulta más por petición de los demás que por un deseo propio. Pero en un proceso psicológico también existen avances y retrocesos, áreas de mejora y empeoramiento porque el proceso de evolución no siempre es progresivo y lineal.

Es importante tener pensamiento positivo en un proceso psicológico, confiar de verdad en el profesional, confiar también en uno mismo y tener fe en la propia vida. El proceso de recuperación de cualquier profesional es lento y paulatino, sin embargo, merece la pena pensar en positivo y disfrutar del paso a paso con la satisfacción de ver un poco de luz.

Disfruta de cada sesión de terapia para hablar de ti, soltar los nudos que tienes dentro, liberarte del peso que hay en tu interior y sacar a la luz tu propia debilidad y tu propia fragilidad interior porque es muy humano.

Por otra parte, es de vital importancia no convertir un hecho tan natural como ir al psicólogo en un tema tabú ya que pedir ayuda a nivel profesional es un signo de inteligencia y de madurez cuando una persona sufre por algún motivo.

La vida es maravillosa y es bonito sonreír en positivo y tener el corazón abierto a la vida de par en par.