Píldoras de optimismo en el día a día

El optimismo implica aprender a ver el vaso de la alegría medio lleno en vez de medio vacío, por ello, es muy importante disfrutar del momento presente con la ilusión de saber que la vida es bella y que la existencia es una experiencia maravillosa.

1. En primer lugar, sonríe más porque recibirás muchas sonrisas a cambio. Es decir, cuando tú cuidas los detalles en las relaciones sociales también te ríes con mucha facilidad.

2. Ama la vida de verdad con el corazón al cien por cien porque cuanto más te implicas, más recibes.

3. Enciende la televisión para ver tu programa de televisión favorito o disfrutar del nuevo capítulo de tu serie semanal. La televisión también hace mucha compañía, en especial, a las personas que viven solas.

4. Puedes buscar información en internet sobre blogs de pensamiento positivo o buscar medios especializados, únicamente, en noticias optimistas que muestran el lado más bello del mundo.

5. Pon música de fondo en casa, pon el cd de un autor alegre y lleno de vida y de fuerza. Tu cantante favorito te hará sentir bien contigo mismo.

6. Sal a caminar y siéntate en un banco cerca de un parque. Observa la alegría de los niños jugando, verás cómo te llenas de esa ilusión a través de la observación porque las cosas buenas también producen un efecto imán.

7. Acude a visitar a tus padres para que su cariño y su compañía te dé fuerza. Nadie cuida de ti como tus padres en un mal día.

8. Piensa en aquellos que lo están pasando mal. Por ejemplo, puedes dar una limosna a un mendigo que pide limosna en la puerta de una iglesia.

9. Anímate a pedir un abrazo si lo necesitas porque el contacto físico refuerza tu bienestar.

10. Salir a hacer ejercicio físico también aumenta tu optimismo. Recuerda que el running está de moda.

11. El optimismo está dentro de ti, por tanto, no lo busques únicamente fuera. Busca el equilibrio en la vida.