Cómo recordar los buenos momentos

Ho il tuo profumo sulla mia pelle.

Existen buenos momentos que merece la pena disfrutar y cultivar una y mil veces. Por suerte, los seres humanos podemos saborear desde el momento presente vivencias que quedaron lejanas en el tiempo pero que con solo un recuerdo, se hacen actuales y nos llenan el alma de colores y de vida. Es la vida del pasado que a veces pide a gritos volver al presente.

Es decir, centra tu atención en revivir con frecuencia todo lo bueno que forma parte de tu vida precisamente porque es tuyo, y solo tú puedes dar el valor a todo aquello.
Para recordar los buenos recuerdos del pasado, puedes animarte a elaborar un powerpoint con imágenes familiares en las que incluyas fotos de tus antepasados que ya no están.

Del mismo modo, también puedes poner un marco de fotos bonito a una imagen que es especial para ti y que quieres tener presente en un lugar visible de la casa para poder disfrutar de esa imagen con regularidad.

Para recordar buenos momentos del pasado puedes realizar ejercicios de visualización. Para ello, imagina situaciones felices de tu niñez y recréate en ellas con calma y tranquilidad.

El contacto con la naturaleza también supone entrar en contacto con el silencio que es tan propicio para pensar en uno mismo y reflexionar sobre la propia vida. Para ello, puedes dar un paseo por el campo mientras dejas que las ideas fluyan en tu mente de forma libre.

La única condición es aparcar de tu mente los pensamientos negativos y dar rienda suelta a las imágenes bonitas. Puedes releer las páginas de tu diario para disfrutar desde la perspectiva actual de momentos tan dulces del ayer que gracias al poder de la lectura, son eterno en tu alma y en tu corazón.

Envejecer con salud emocional

Talking Cumplir años es ley natural puesto que soplar más velas en la tarta de cumpleaños cada año es una suerte y todo un privilegio vital que no todas las personas tienen. El misterio del tiempo trasciende las razones de la lógica a nivel humano.

1. En primer lugar, para tener una buena calidad de vida a nivel emocional también es muy importante que realices ejercicio físico, por ejemplo, salir a caminar todos los días es una costumbre muy sana para personas de todas las edades ya que a través de un paseo acabas con el sedentarismo. Por otra parte, al salir a dar un paseo también respiras aire puro, te obligas a ti mismo a salir a la calle, ver otras caras, conocer gente nueva y desconectar de tu propia rutina.

2. Tener una mascota también es muy sano para poder tener una ocupación, alguien a quien cuidar, una compañía y una ilusión. Los animales también son muy fieles, el perro es el símbolo por excelencia de la fidelidad que un perro tiene hacia su amo.

3. Disfruta del momento presente, es decir, cumplir años en el calendario también implica tener el realismo de saber que por lógica, queda menos tiempo de vida, sin embargo, el carpe diem es vital en nuestro día a día. Es decir, es muy efectivo tener calidad de vida y mucha ilusión dando valor a la magia de este instante.

4. Cuida de ti mismo y conviértete en tu prioridad. Existen personas que cuando son abuelas, cuidan de sus nietos renunciando incluso a su propio tiempo y a su espacio personal. Sin embargo, disfruta de tu jubilación, siente la magia de la propia vida y sonríe como mereces porque es tu vida y estás en tu momento.

5. La vida es maravillosa en cualquier momento de la vida, por tanto, saca partido a tus vivencias.

6. Sigue las indicaciones médicas para cuidar de ti mismo porque es el experto que puede orientarte en temas de salud.

7. Ama la vida como la vida te ama a ti.

Cómo juzgar menos a los demás

 El turista accidentado

Existe un error habitual que cometen muchas personas al juzgar a los demás en situaciones cotidianas. El juicio de valor suele ser muy injusto puesto que se sentencia como una afirmación de carácter absoluto. Para juzgar menos a los demás, conviene tener presente que una persona desde fuera no puede tener la perspectiva general de una situación vinculada con alguien ajeno. Por tanto, toma esta distancia con la prudencia que te reporta mirar desde el otro lado de la barrera.

Por otra parte, tienes que partir de la premisa real de que cada persona es distinta, por tanto, existen tantas formas de ver el mundo como personas habitan en él. Por tanto, cuando des mucho peso a tu criterio recuerda que tu opinión también es relativa si tienes en cuenta que incluso, tu mejor amigo es muy distinto a ti. No existen dos personas que puedan ser tratadas como si fuesen dos fotocopias. En ese caso, las personas no serían tal y serían objetos.

Escucha abiertamente y con la mente atenta en el mensaje externo lo que otra persona tiene que decirte. Deja la censura  interior de prejuicios y sé observador para aprender algo bueno de los demás.

Recuerda que las diferencias personales son una oportunidad para aprender de los otros. El mundo sería muy aburrido si las personas estuviesen hechas a partir de un único modelo. Cuando estás con personas que toman la costumbre de criticar                a los demás, marca límites claramente, cambia de tema y explica que a ti no te gusta ese juego. Criticar a los demás no te aporta nada bueno por ello, invierte tu tiempo en algo que te haga crecer a ti.

Piensa en positivo y trata a los demás en la forma y en el modo en que te gustaría ser tratado a ti. Con respeto, atención y cariño.

Cómo canalizar el exceso de sensibilidad

Cómo canalizar el exceso de sensibilidad

La sensibilidad es muy buena y muy oportuna porque es un rasgo típicamente humano. Las personas no sólo somos razón, es decir, pensamos y tener la capacidad de reflexionar pero también, tenemos un corazón grande que siente. Una persona de buen corazón se alegra por las cosas positivas y sufre ante las tristezas.

El exceso de sensibilidad se vuelve en contra de quien sufre en exceso por comentarios que alguien ha hecho o por sucesos externos que en realidad, es importante aprender a relativizar para no vivir con el corazón en un puño las 24 horas del día. Es vital buscar el equilibrio entre razón y corazón para vivir en armonía y con seguridad en uno mismo.

1. En primer lugar, conviene analizar la causa de ese exceso de sensibilidad porque puede indicar que algo está pasando en el mundo emocional de la persona y conviene pedir ayuda a tiempo. Si ese exceso de sensibilidad interfiere en tu vida de una forma negativa en cualquier momento, entonces, reflexiona.

2. Además, también puedes poner en práctica el sentido del humor para reírte más no sólo del entorno, sino también, de ti mismo y de todo aquello que puede ser visto bajo la óptica de la ironía. La vida es una fiesta en la que lo importante es disfrutar.

3. Canaliza la sensibilidad a través del arte, por ejemplo, puedes utilizar la práctica de la escritura para redactar en un diario todo aquello que te afecta, describir lo que hay en tu corazón y tener claridad de ideas. Cuando estamos desbordados por una emoción no podemos pensar con claridad.

4. Evita hacer hipótesis y juicios de valor cuando te falta información para analizar una situación desde el punto de vista global y general.

5. No hagas como que algo no te ha dolido cuando en realidad sí que te ha herido, no tapes tu verdadero modo de ser y sé tú mismo.

Foto – Autoayúdate

Píldoras de optimismo en el día a día

El optimismo implica aprender a ver el vaso de la alegría medio lleno en vez de medio vacío, por ello, es muy importante disfrutar del momento presente con la ilusión de saber que la vida es bella y que la existencia es una experiencia maravillosa.

1. En primer lugar, sonríe más porque recibirás muchas sonrisas a cambio. Es decir, cuando tú cuidas los detalles en las relaciones sociales también te ríes con mucha facilidad.

2. Ama la vida de verdad con el corazón al cien por cien porque cuanto más te implicas, más recibes.

3. Enciende la televisión para ver tu programa de televisión favorito o disfrutar del nuevo capítulo de tu serie semanal. La televisión también hace mucha compañía, en especial, a las personas que viven solas.

4. Puedes buscar información en internet sobre blogs de pensamiento positivo o buscar medios especializados, únicamente, en noticias optimistas que muestran el lado más bello del mundo.

5. Pon música de fondo en casa, pon el cd de un autor alegre y lleno de vida y de fuerza. Tu cantante favorito te hará sentir bien contigo mismo.

6. Sal a caminar y siéntate en un banco cerca de un parque. Observa la alegría de los niños jugando, verás cómo te llenas de esa ilusión a través de la observación porque las cosas buenas también producen un efecto imán.

7. Acude a visitar a tus padres para que su cariño y su compañía te dé fuerza. Nadie cuida de ti como tus padres en un mal día.

8. Piensa en aquellos que lo están pasando mal. Por ejemplo, puedes dar una limosna a un mendigo que pide limosna en la puerta de una iglesia.

9. Anímate a pedir un abrazo si lo necesitas porque el contacto físico refuerza tu bienestar.

10. Salir a hacer ejercicio físico también aumenta tu optimismo. Recuerda que el running está de moda.

11. El optimismo está dentro de ti, por tanto, no lo busques únicamente fuera. Busca el equilibrio en la vida.

En Navidad, no se cubre con el consumismo las carencias afectivas

CHRISTMAS TIME!!!

Durante las fiestas de Navidad, el universo parece estar del revés ya que el espíritu navideño se ha transformado o ha tenido fecha de caducidad. Lo más importante de la Navidad para muchas personas ya no es estar con la familia y pasarlo bien con los seres queridos sino los regalos y el materialismo propio de un tiempo de crisis económica cuando lo que de verdad importa es el ahorro.

El consumismo propio de la Navidad no es saludable porque en ocasiones, se quiere compensar con un regalo caro, otro tipo de carencias, como por ejemplo, la falta de dedicación en una relación, el distanciamiento durante el año, o la falta de muestras de afecto reales y cercanas.

En ocasiones, son las personas que hacen regalos más caros las que más tienen que demostrarse a sí mismas ya que a través de esos regalos se sienten, momentáneamente, mejor consigo mismas porque confunden el afecto con el dinero y consideran que al optar por un regalo más caro, están demostrando todo el cariño que sienten por una persona.

Cuando en realidad, en más de una ocasión, el destinatario de un regalo caro se siente muy incómodo ante tanta ostentación porque luego se siente en la obligación de corresponder al mismo nivel.

En Navidad es un buen momento para rescatar los verdaderos valores de una vida feliz para dejar aparcada la tarjeta de crédito entendiendo que el dinero no lo compra todo y que es imposible compensar con regalos la falta de dedicación en una relación familiar, de pareja o amistad. Al final, un regalo caro no consigue transmitir todo el cariño que sí se puede ofrecer a alguien a través de una conversación sincera o un fuerte abrazo.

No te vuelvas un esclavo de la Navidad porque este tiempo es para vivirlo de verdad y no para arruinarte.

Ventajas de la timidez

 Ana

Existen personas que tratan la timidez como si fuera un defecto cuando en realidad, no lo es. La timidez puede ser una barrera personal cuando se convierte en un muro, sin embargo, cuando una persona asume su modo de ser, es muy afortunada. La timidez también es un gran tesoro por los beneficios que produce en cierto sentido.

Uno de los grandes tesoros que produce la timidez es el del tiempo. Mientas que existen personas que se comportan como si una amistad se pudiera construir en cuestión de días, las personas tímidas tienen la sabiduría necesaria para dar tiempo al tiempo y así poder conocer mejor a los demás. El ritmo de las personas tímidas muestra que cuando se trata de construir un vínculo interpersonal, hay que tener paciencia.

Otro rasgo habitual en las personas tímidas es la actitud adecuada para escuchar durante el tiempo que haga falta a otra persona. Las personas tímidas son grandes confidentes por lo que pueden ser un punto de apoyo perfecto en un momento de dificultad. Las personas tímidas también son personas nobles que no quieren acaparar el centro de atención en todas las celebraciones y dan importancia a los demás.

Una persona tímida genera cierto grado de misterio, es decir, despierta la curiosidad sana en los demás que desean saber un poco más acerca de cómo es su mundo interior.

Además, la timidez también es una gran virtud ya que propicia la introspección saludable de mirar dentro de uno mismo y dejar lo externo en un segundo plano. Esta capacidad de reflexión sobre uno mismo te ayuda a crecer como persona y a ser feliz.

El encanto de la timidez es infinito, por tanto, acepta tu modo de ser tal y como es. Lo importante es que te comprendas a ti mismo porque cuando te quieres a ti mismo, los demás también lo hacen.

Cómo escuchar sin ofenderte

Telephone

Liberar los ruidos emocionales es de gran ayuda en el proceso comunicativo ya que gracias a un diálogo asertivo y a la limpieza mental puedes atender qué quiere decirte exactamente otra persona cuando se dirige a ti, sin sacar conclusiones equivocadas o sin hacer deducciones que nada tienen que ver con la realidad.

1. En primer lugar, para escuchar un mensaje de forma abierta tienes que hacer el propósito de hacer todas tus preguntas sin miedo, es decir, en vez de hacer segundas interpretaciones personales marcadas por la subjetividad, lo que puedes hacer es interactuar de forma directa con el interlocutor para que resuelva tus dudas.

2. En segundo lugar, escucha a los demás en un diálogo con el mismo respeto y silencio con que te gusta que te traten a ti cuando tienes algo importante que decir. Por otra parte, valora lo que para el otro es importante aunque para ti pueda no ser tan prioritario. Escucha el corazón ajeno con libertad y silencio.

3. No tengas miedos y piensa en positivo. Cuando existe un diálogo entre dos personas que se valoran y que se quieren, tienes que partir de la premisa realista de que existe una buena predisposición por ambas partes. Es decir, tienes un entorno ideal para abrir tu corazón de par en par y dejarte conocer tal y como eres.

4. Sonríe porque este gesto genera confianza y tranquilidad en el interlocutor. Cualquier persona se muestra más receptiva en un diálogo cuando tiene frente a sí a alguien que sonríe de forma abierta.

5. Disfruta del momento presente como una oportunidad para conocerte mejor a ti mismo y también como una oportunidad de conocer mejor a la otra persona. Las palabras reducen la distancia en la amistad, en el amor y en el compañerismo.