Cómo recargar las pilas

 Cómo recargar las pilas

Cualquier persona es humana y tiene la necesidad física y mental de recargar las pilas. Es decir, reponer fuerzas para descansar de verdad y recuperar el equilibrio perdido. El cuerpo tiene unas necesidades distintas a las del espíritu pero está claro que hay que buscar la armonía para no forzar la máquina.

1. En primer lugar, para recargar las pilas es importante romper con la rutina establecida previa. Todo aquello que sea salir de la monotonía es una forma de recargas las pilas, retomar el rumbo y desconectar de todo.

2. Del mismo modo, la vida natural propicia mucho el relax. Por ello, pasa más tiempo en el pueblo, pasea por las zonas verdes de la ciudad, haz excursiones, busca lugares de silencio, observa los paisajes, no te prives de conectar con el aire puro en invierno…

3. Los planes sociales que están vinculados con el cuidado de uno mismo también aportan bienestar, por ejemplo, puedes salir de compras, ir a la peluquería, visitar el balneario, acudir a una sesión de masajes…

4. Afronta los conflictos no resueltos, de lo contrario, llevarás esa carga allí donde estés.

5. Cuando estés saturado, deja lo que estés haciendo, tómate unos minutos para ti mismo, respira profundamente y deja la mente en blanco.

6. Cuando tengas ansiedad por algún motivo puede ayudarte abrir la ventana de la habitación en la que estés porque el aire puro te renueva por dentro y por fuera.

7. Duerme durante más tiempo, de hecho, puedes echarte la siesta y levantarte tarde durante el fin de semana.

8. Practica tus aficiones ya que eso te ayuda a descansar de una forma evidente.

9. Escuchar música de fondo en casa también te permite estar en paz contigo mismo.

10. Quítate el reloj y apaga el teléfono móvil. Piensa que todo lo demás puede esperar y que tú eres lo más importante.

Foto – Nice Garden