Cómo pasarlo bien sin compañía

La necesidad de estar acompañado siempre puede ser agotadora porque es literalmente imposible tener siempre a alguien al lado. Por ello, es un aprendizaje muy importante el de estar a solas con uno mismo y disfrutar de la compañía que reporta el yo. Es decir, para ser amigo de otras personas en primer lugar tienes que ser capaz de ser un buen amigo tuyo. Por esta razón, te damos las claves para pasarlo muy bien sin necesidad de tener compañía.

1. En primer lugar, piensa en la gran ventaja de disfrutar de planes que habitualmente están asociados con la idea de disfrutarlos con amigos. Por ejemplo, piensa en que cuando vas al cine tú solo tienes total libertad para elegir la peli que más te apetece ver, el horario que mejor se adapta a tu agenda y la sala de cine que está más cerca de tu casa.

En cambio, cuando vas al cine acompañado tienes que negociar para decidir la mejor opción. De hecho, cuando disfrutas del ocio a nivel individual, también eres libre de improvisar el plan en el último momento porque tú dispones de tu tiempo sin adaptarlo a los demás.

2. El tiempo de soledad te ayuda a centrarte en ti mismo y a desconectar de los planes sociales. Así encuentras el equilibrio entre estar solo y estar acompañado. Por otra parte, los momentos de soledad también son muy propicios para recordar esos momentos especiales que has disfrutado en compañía de otra persona. La memoria es muy rica.

3. Puedes leer revistas, leer libros, ir a la biblioteca, asistir al teatro, salir a pasear, dibujar, pintar, escribir relatos, navegar por internet, ver la televisión, escribir cartas… Son planes con los que puedes disfrutar de un rato agradable en tu agradable compañía.