Ventajas de la timidez

 Ana

Existen personas que tratan la timidez como si fuera un defecto cuando en realidad, no lo es. La timidez puede ser una barrera personal cuando se convierte en un muro, sin embargo, cuando una persona asume su modo de ser, es muy afortunada. La timidez también es un gran tesoro por los beneficios que produce en cierto sentido.

Uno de los grandes tesoros que produce la timidez es el del tiempo. Mientas que existen personas que se comportan como si una amistad se pudiera construir en cuestión de días, las personas tímidas tienen la sabiduría necesaria para dar tiempo al tiempo y así poder conocer mejor a los demás. El ritmo de las personas tímidas muestra que cuando se trata de construir un vínculo interpersonal, hay que tener paciencia.

Otro rasgo habitual en las personas tímidas es la actitud adecuada para escuchar durante el tiempo que haga falta a otra persona. Las personas tímidas son grandes confidentes por lo que pueden ser un punto de apoyo perfecto en un momento de dificultad. Las personas tímidas también son personas nobles que no quieren acaparar el centro de atención en todas las celebraciones y dan importancia a los demás.

Una persona tímida genera cierto grado de misterio, es decir, despierta la curiosidad sana en los demás que desean saber un poco más acerca de cómo es su mundo interior.

Además, la timidez también es una gran virtud ya que propicia la introspección saludable de mirar dentro de uno mismo y dejar lo externo en un segundo plano. Esta capacidad de reflexión sobre uno mismo te ayuda a crecer como persona y a ser feliz.

El encanto de la timidez es infinito, por tanto, acepta tu modo de ser tal y como es. Lo importante es que te comprendas a ti mismo porque cuando te quieres a ti mismo, los demás también lo hacen.