La ginecomastia y la obsesión con el cuerpo

La ginecomastia es, prácticamente siempre, una enfermedad congénita por una sobrecarga de hormonas que produce un aumento de volumen de las glándulas mamarias en el hombre. También puede estar provocado por problemas hepáticos como la cirrosis, o como consecuencia de algunas medicaciones. Lo que es más extraño es que el enfermo en cuestión lo provoque. Pero es posible, y lo más común es que se produzca por un consumo excesivo (en ocasiones simplemente con el consumo, sin excesos) de anabólicos químicos utilizados en la halterofilia para conseguir definir más rápida y eficazmente el cuerpo. La obsesión con la forma física perfecta puede llevarnos a consumir distintas sustancias nada recomendadas que deberíamos evitar a toda costa.

ginecomastia

Productos químicos muy peligrosos

Algunas de los productos químicos que pueden producir ginecomastia son el sustanon (mezcla de cuatro variedades de testosterona), testoviron depot (enanatato de testosterona) o el estanozolol (este contienen esteroides en cantidades más leves, aunque también puede ser peligroso). Existen más, pero queda claro: los productos químicos para la halterofilia pueden resultar peligrosos. Y no es la ginecomastia una enfermedad para no tener en cuenta. Si quieres conocer más datos sobre esta, puedes seguir este enlace. Podrás comprobar por ti mismo el duro golpe psicológico que puede provocar en la víctima, muy acentuada si se trata de una persona muy joven. Pero si no tenemos más remedio, lo mejor es acabar rápido con el problema. Para ello, podemos confiar en Antiaging Group Barcelona, que disponen de un servicio de cirugía contra la ginecomastia mínimamente invasiva y que se adapta a las necesidades de cada paciente, que es importante, ya que no todas las ginecomastias suponen el mismo impacto para el afectado. Pero por supuesto, lo más lógico es prevenir antes de que aparezca el problema. Si crees que alguien cercano a ti está consumiendo algún tipo de anabólico con fines culturistas, intenta hablar con él y advertirle de las consecuencias y el peligro que acarrean este tipo de sustancias, sean utilizadas con conocimiento o no. Porque este tipo de drogas no solo puede producir ginecomastia (que de por si no es extremadamente peligrosa y no hace peligrar la vida), sino que acarrea consecuencias mucho más peligrosas, incluso mortales. Existen sustancias naturales que pueden actuar como alternativas muy válidas, incluso medicamentos que, recetados por un farmacéutico, no tienen por qué ser peligrosos. No tiene sentido jugarse la vida por tener un cuerpo mejor.

Apártate, que no me dejas ver el sol, digo… la pantalla

Si no fuera algo tan serio, sería como para partirse de risa. Porque, vamos a ver: juguemos a despojar a la cosas de su nombre. Imaginemos que no existen términos obsesión, compulsión, fobia social y media docena de ellos de sentidos y usos similares. Dejamos un punto y aparte para darte tiempo a que te mentalices.

A ver, que te cuento el caso: es el de un conocido cuyo nombre vamos a inventarnos… Diógenes, en honor al carismático villano creado por Douglas Preston y Lincoln Child, Diógenes Pendergast. Pues bien: hablaba el otro día (ayer) con Diógenes –tras meses de no saber de él más que por el servicio de mensajería de una página web (El Messenger, hombre) sobre ordenadores, que es un tema que nos encanta a ambos… Y me dejó de piedra. Pómez.

Resulta que aquí, a mi amiguete, se le han quedado pequeños seis discos duros de dos teras… Miles de horas de música y vídeo, que no va a tener tiempo de escuchar y ver por muchos años que viva, ocupado espacio tontamente, sin orden ni concierto; docenas de programas, cada cual más absurdo… Y Diógenes que ha decidido que prefiere gastarse el dinero en otro disco duro antes que eliminar películas que sabe que no le van a gustar y música que le parece aburrida.

Diógenes sufre un Diógenes digital

Como en el primer párrafo hemos decidido renunciar a las denominaciones que la ciencia le ha dado a los comportamientos desordenados, ahora me toca instarte a que encuentres un nombre para lo de este caballero. Vale: ahora uno que no sea insultante o irrespetuoso. No es tan fácil, ¿verdad?

Venga, pues, retomemos la posibilidad de llamar a las cosas por su nombre ¿A qué te recuerda el comportamiento de mi amigo? Piensa en esas noticias que de vez en cuando se cuelan por el telediario de una persona a la que los bomberos han tenido que rescatar de su propia casa. Ya ves que el sobrenombre de mi conocido, además de para ocultar su personalidad, nos viene muy bien para el tema que tratamos: el Síndrome de Diógenes, sólo que en tiempos modernos lleva, como no, el apellido de digital.

La frase maldita: “Por si acaso”

El desorden queda definido en parte por la conducta de mi conocido: acumular archivos y programas que no son necesarios por el mero hecho de acumularlos, de forma desordenada, compulsiva. El motivo por el que mantiene en sus unidades tal cantidad de, llamémosla usando su recto nombre, basura (lo es, por muy digital y binario que sea su formato) es el famoso “por si acaso”.

El mero hecho de pensar en borrar un solo bit le produce a Diógenes una sensación de ansiedad tal que con sólo mencionárselo se le tensan los músculos de los hombros, tanto que podrían doblarse barras de acero sin siquiera dejarle marca.

Sus archivos son sus “tesoros”: una discografía descargada por el hecho de que escuchó una canción que le gustó, o los veinte libros de un escritor cuya entrevista emitieron una vez por televisión; programas que no ha sabido ejecutar… En fin: imagínate esos discos duros.

No se vayan todavía…

Ciertamente, todos tenemos un poco de este síndrome (quien no se haya descargado un disco por una canción o una peli por una crítica, que tire la primera piedra –virtual, por si acaso-), pero la diferencia, como cuando hablamos de cualquier otro trastorno se da cuando se convierte en una costumbre y la costumbre en una manía que acaba a su vez condicionándote la vida.

Efectivamente, el Diógenes(el síndrome) virtual es tan grave como la forma en la que nos condiciona –falta de relaciones sociales, falta de higiene, cambios de humor…- o nos molesta sufrirlo… Y afecta a los demás, claro.

Pero, ¿qué causas se encuentran en la raíz de este mal? Buena pregunta. Sin duda…

Tal vez podamos bucear en infancias, subconscientes, traumas… Pero no parece que haya una causa clara, un desencadenante más o menos universal. Es posible que sólo nos quede ser conscientes de los posibles síntomas y, antes de que nos condicionen, ponerles remedio.

Todo tiene solución… incluso lo tuyo

¿Remedio? Pues sí, lo tiene: para empezar, hay que detectar el desorden y evitar que el enfermo vuelva a las condiciones de aislamiento en las que solía hallarse. A veces, es preciso tratar alguna patología asociada como una depresión o delirios crónicos y, en casos extremos, se recomienda internar a esta persona en una residencia adecuada.

A ver, a ver… que ya te veo marcando el número del sanatorio… Que lleves diez días alimentándote a base de pizza, bajándote las series de televisión de cuatro en cuatro, sin mudarte de ropa, con unas uñas en los pies que parecen las zarpas de un tigre y levantándote, sin que nadie te llame, a las tres de la tarde no quiere decir (necesariamente) que estés enfermo. Ocurre que estás… “de Rodríguez”.

Cómo preparar tu día de San Valentín

 Wasted Love - No Valentine Day- // Amor Desperdiciado -Dia de los Desenamorados

La celebración del día de San Valentín es una fecha anecdótica en el calendario puesto que el 14 de febrero no tiene más trascendencia que otras fechas del calendario. Sin embargo, el marketing del día de San Valentín es tan fuerte que de una forma inconsciente, muchas personas se sienten tentadas a celebrar este día.

En realidad, puedes tomar San Valentín como la excusa perfecta para regalar amor a los demás pero también a ti mismo. Es decir, San Valentín nos recuerda que el amor debe expresarse porque el cariño se cultiva con hechos y con palabras.

Te damos las claves para preparar tu día de San Valentín:

1. En primer lugar, puedes preparar con tiempo un plan especial o improvisar ese día en función del momento y de tu estado de ánimo una actividad que te apetezca hacer. Pero tienes que tener en cuenta que si lo que te apetece es improvisar, entonces, es más difícil hacerlo cuando quieres llevar a cabo un plan en buena compañía. En ese caso, tienes que tener también en cuenta la agenda de la otra persona. Si lo que te apetece es dedicarte ese día solo para ti, entonces, adelante. Tú eres tu mejor amigo, disfruta de tu propia compañía y pásalo muy bien.

2. Disfruta del momento presente de verdad y vive tu San Valentín 2014 como una fecha especial de tu calendario. Recuerda que todos los días son especiales siempre que consigues vivir en forma de ahora.

3. Busca alternativas al materialismo, es decir, evita gastar dinero en San Valentín y disfruta de los verdaderos valores que rigen el amor hacia ti mismo o hacia los demás. La sinceridad, la honestidad con uno mismo, las emociones, la motivación… son motores que rigen el cariño.

Cómo disfrutar de más tiempo en casa

Potlogi

Muchas personas pasan mucho tiempo decorando con mimo su casa cuando en realidad, pasan muy poco tiempo en el hogar en medio de las ocupaciones de la rutina cotidiana. Disfrutar del hogar como un espacio de libertad y de bienestar es fundamental para sentirte bien contigo mismo ya que la casa es el lugar en el que mejor se siente cualquier persona siempre que tiene un buen ambiente familiar. Existen hogares en los que se viven pequeños infiernos como consecuencia de los problemas personales.

Pensando en positivo, te animamos a pasar más tiempo en el placer de tu casa y disfrutando de ese espacio como una forma de salud emocional. En primer lugar, en plena crisis económica, cada vez gana más terreno la opción de ocio en casa. Por ejemplo, cenas con amigos, películas en televisión, lectura de libros…

Por otra parte, una de las épocas más idóneas para disfrutar de más tiempo en casa es el invierno puesto que las bajas temperaturas invitan a disfrutar del calor del hogar como un escenario agradable. Si tienes la sensación de que vives en un hotel más que en una casa, entonces, es importante que revises tus hábitos de vida para revisar tus horarios porque el cuerpo tiene memoria y el exceso de ocupaciones tarde o temprano pasa factura.

Por otra parte, la casa también es un lugar que te ofrece la posibilidad de disfrutar de relaciones personales de calidad. Puedes hablar por teléfono con tus amigos, escribir correos electrónicos, escribir cartas, jugar a juego de mesa con tus hijos, mantener una amena conversación con alguna visita…. De hecho, existen temas íntimos que en ningún lugar se tratan con tanta comodidad como en casa, un espacio de privacidad absoluto que favorece la expresión emocional.

Cómo ser un buen invitado

Happy building

Las relaciones personales forman parte de la vida cotidiana de las personas. Es muy importante tomar conciencia de la necesidad de cultivar las relaciones personales. La verdad es que en la actualidad, en medio de la crisis económica, cada vez tienen más protagonismo los planes en casa porque son mucho más económicos. Por ello, en el caso de que acudas como invitado a casa de un amigo es positivo que tengas en cuenta estos consejos no sólo para causar una buena impresión sino también para cuidar esa relación con cariño.

1. En primer lugar, es un gesto de cortesía llevar algún detalle al evento en gesto de gratitud. Por ejemplo, si te han invitado a cenar, puedes animarte a llevar una botella de vino. Otro gesto que también se valora mucho es que te animes a preparar un postre casero especial para la ocasión. Cocinar para otras personas es un gesto de cariño.

2. Llega puntual a la cita pero no antes de la hora marcada. De hecho, cuando se trata de ir a casa de otra persona puede ser muy positivo llegar cinco minutos tarde, así das más tiempo al anfitrión para que prepare todo con tranquilidad. Igual de importante es no demorar en exceso el regreso a casa.

3. Cuando llegues a casa de otra persona, siéntate en el salón o en la cocina, en función del lugar al que te guíe el anfitrión.

4. Puedes corresponder a la invitación que has recibido con un gesto tan sencillo como el decir al anfitrión que te gusta mucho la decoración de su casa.

5. Si te han invitado a ti a una casa para preparar un plan sé muy respetuoso y no lleves a nadie más ya que el hogar es un espacio de intimidad y de privacidad. En caso de que quieras ir acompañado por tu pareja, puedes hablarlo con el anfitrión para saber sus planes.

Diez tips para superar las malas noticias

Truli - neg  008 Rolleiflex, Carl Zeiss Planar 3.5

Las malas noticias no siempre son fáciles de asimilar, en ocasiones, caen como un chaparrón en la mente del protagonista. Sin embargo, la actitud puede ser determinante para superar las malas noticias con confianza en uno mismo y mucha seguridad. Te damos las claves para asimilar una mala noticia y pasar página cuanto antes:

1. En primer lugar, asume las malas noticias como una parte natural de la vida. Es decir, la vida es así.

2. No asumas la mala noticia en solitario, compártela con alguien porque es muy sano cargar con el peso del dolor gracias a la ayuda de una mano amiga.

3. Nunca te sientas culpable ante una mala noticia. Diferencia entre aquello que depende de ti y lo que no está en tu mano cambiar.

4. Piensa en el lado positivo de lo que ha pasado porque seguro que si te esfuerzas en buscar un pequeño detalle, seguro que encuentras alguna razón por la que puedes pensar en positivo en medio de la decepción.

5. Date unos días para asumir la realidad porque cuando algo duele de verdad, es importante que te des un margen de tiempo para aceptar el curso de los acontecimientos. Especialmente si lo que ha pasado ha roto tus expectativas.

6. Llora si lo necesitas, es decir, expresa tus emociones y tus sentimientos con mucha naturalidad.

7. Descansa, escucha las sensaciones de tu cuerpo, no fuerces la máquina. Ante la tristeza, es normal sentir apatía y desmotivación porque la tristeza te deja más bajo de energía.

8. Cuida de ti y piensa en qué vas a hacer a partir de ahora.

9. Puedes utilizar la escritura como un medio de expresión del dolor interior. Una simple libreta y un bolígrafo pueden darte mucha paz interior.

10. No ignores lo que ha pasado, no es una buena idea reprimir emociones.

Cómo demostrar tu gran amor a tu pareja

 Atardecer en la Torre Eiffel (Explore!)

El amor se demuestra día a día y se demuestra con hechos no solo con palabras. En muchos casos, las palabras caen en saco roto. En cambio, los hechos dejan huella. Si quieres demostrar tu gran amor a tu pareja, entonces, te damos las claves para conseguirlo.

1. En primer lugar, piensa en cómo te gusta que te trate a ti una persona que te quiere. Las personas somos más semejantes de lo que creemos. Todos valoramos el cariño, la atención y el respeto.

2. Deja volar tu imaginación para sorprender de una forma creativa a tu pareja. Puedes preparar una sorpresa para la persona que tanto quieres porque es muy bonito sentir la ilusión de preparar un regalo inesperado.

3. Existen gestos sencillos como decir te quiero, dar un beso o un abrazo que pueden servirte para demostrar el amor a tu pareja.

4. Regala a tu pareja tu hombro para llorar cuando tiene un mal día. Dile que puede contar contigo. Regala a tu pareja una sonrisa cuando tiene un día gris porque es una forma de alegrarle y de brindarle esperanza, ilusión, felicidad y ganas de vivir.

5. Cuida de los pequeños detalles de la convivencia en pareja porque la vida es muy bonita cuando compartes y das lo mejor de ti.

6. Piensa en el presente pero si te comprometes con alguien, recuerda que el futuro también importa. Es decir, has hecho un compromiso especial con ese alguien a quien debes cuidar, respetar y valorar. De lo contrario, no prometas nada.

7. Prepara una sorpresa especial para tu pareja, organiza una escapada romántica de fin de semana, piensa en positivo, escucha tu corazón pero también tu mente. El amor no es puro sentimiento también tienes que dejarte llevar por el pensamiento.

Cómo cortar una relación tóxica

love is in the air, love is everywere

Existen relaciones que son dañinas y destructivas, relaciones tóxicas que van en contra de la salud emocional. Por ello, cuanto antes lleguen a su fin este tipo de vínculos, mucho mejor porque acabar con este tipo de lazos te ayuda a liberarte de penas. Te damos las claves para acabar con una relación tóxica:

1. En primer lugar, analiza cómo te hace sentir a ti la compañía de la otra persona y haz balance al final del día, sobre cómo te sentías junto a esa persona. Las emociones agradables te hacen sentir muy bien, en cambio, cuando sientes emociones desagradables terminas agotado y cansado.

2. Piensa en lo que de verdad necesitas. Piensa en si quieres seguir encerrado en la rueda de la negatividad o prefieres abrir la puerta del pensamiento positivo, la ilusión y las ganas de vivir.

3. Sonríe a la vida por todo lo bueno que puede ofrecerte. Por tanto, anímate a dar la espalda a una relación destructiva. Cierra los ojos e imagina cómo te gustaría que fuese tu vida. Después, elabora un plan concreto para lograr ese sueño de verdad.

4. Cuida de ti y recuerda que el amor es en primer lugar quererte a ti mismo. Cuando una relación te hace daño a ti, entonces, ha llegado el momento de acabar.

5. Escucha los comentarios de las personas que te quieren de verdad, los comentarios de tu familia y de tus amigos, porque te dirán cosas que tú a lo mejor no ves desde dentro de la relación.

6. Borra el número de teléfono de la otra persona y busca lo mejor para ti en tu vida. Existen muchas personas en el mundo a las que puedes conocer y descubrir.

7. El amor es sinónimo de felicidad, ilusión, esperanza y confianza. El amor tóxico es sinónimo de destrucción, dolor, heridas y tristeza.

Acepta tu cuerpo tal y como es

Tell me, mirror...

Existen muchas personas que tienen luchas interiores al no aceptar su cuerpo tal y como es. En una sociedad en la que el canon de belleza femenino es tan estricto, muchas mujeres viven con complejos, inseguridades y miedos solo por sentir que no tienen un cuerpo que encaja en la talla 38. Lo cierto es que sentirte bien en tu propio cuerpo es un paso básico y necesario para asumir quién eres y ver la belleza que hay en ti.

Pero además, cuando cultivas tu mundo interior y te quieres a ti mismo tal y como eres, también te sientes mucho mejor en tu propio cuerpo.

Te damos estos sencillos tips para asumir tu cuerpo tal y como es:

1. Eres único, por tanto, piensa que eres una persona maravillosa en el mundo y tu cuerpo tiene una belleza que también es única.

2. Mírate a ti mismo a través de los ojos de alguien que te quiere.

3. Cuida tu cuerpo, mímalo, escucha tus sensaciones… Por ejemplo, si estás muy cansado, entonces, regálate una siesta, un buen baño caliente, una sesión de masajes…

4. Evita la adicción al trabajo porque el exceso de trabajo también deja su huella a nivel corporal en forma de estrés.

5. Juega con la moda, anímate a experimentar y a probar cómo te quedan diferentes conjuntos. Existen prendas que realzan tu belleza personal si vistes de acuerdo a tu verdadera personalidad.

6. Relativiza el valor de la belleza porque no lo es todo. La simpatía, las habilidades sociales, el carisma personal, la amabilidad y el amor, son muy especiales y son un tesoro que abre puertas en las relaciones personales.

7. Mírate al espejo y fija tu atención en todas esas partes del cuerpo que te gustan.

Cómo juzgar menos a los demás

 El turista accidentado

Existe un error habitual que cometen muchas personas al juzgar a los demás en situaciones cotidianas. El juicio de valor suele ser muy injusto puesto que se sentencia como una afirmación de carácter absoluto. Para juzgar menos a los demás, conviene tener presente que una persona desde fuera no puede tener la perspectiva general de una situación vinculada con alguien ajeno. Por tanto, toma esta distancia con la prudencia que te reporta mirar desde el otro lado de la barrera.

Por otra parte, tienes que partir de la premisa real de que cada persona es distinta, por tanto, existen tantas formas de ver el mundo como personas habitan en él. Por tanto, cuando des mucho peso a tu criterio recuerda que tu opinión también es relativa si tienes en cuenta que incluso, tu mejor amigo es muy distinto a ti. No existen dos personas que puedan ser tratadas como si fuesen dos fotocopias. En ese caso, las personas no serían tal y serían objetos.

Escucha abiertamente y con la mente atenta en el mensaje externo lo que otra persona tiene que decirte. Deja la censura  interior de prejuicios y sé observador para aprender algo bueno de los demás.

Recuerda que las diferencias personales son una oportunidad para aprender de los otros. El mundo sería muy aburrido si las personas estuviesen hechas a partir de un único modelo. Cuando estás con personas que toman la costumbre de criticar                a los demás, marca límites claramente, cambia de tema y explica que a ti no te gusta ese juego. Criticar a los demás no te aporta nada bueno por ello, invierte tu tiempo en algo que te haga crecer a ti.

Piensa en positivo y trata a los demás en la forma y en el modo en que te gustaría ser tratado a ti. Con respeto, atención y cariño.